Wednesday 28 de October, 2020

¿Macri debería renunciar?: la insólita encuesta de Durán Barba que siembra optimismo en el Gobierno

La pregunta, ideada por el gurú ecuatoriano, provoca diversas reacciones en el público consultado pero deja un lado entusiasta para la administración de Cambiemos: el 67 por ciento de los ciudadanos a los que le plantearon esa posibilidad la rechazó.

Macri y Cristina
El presidente y la actual senadora tienen un llamativo nivel de coincidencia en imagen positiva y negativa

“Algunos dicen que Mauricio Macri debería renunciar a la presidencia. ¿Usted está de acuerdo?”. A Jaime Durán Barba le divierte llevar al extremo algunas situaciones. Las respuestas las analiza luego con el sociólogo de su equipo, el español Roberto Zapata, y las cruza con decenas de otras inquietudes.

Es una pregunta habitual del gurú ecuatoriano para medir hasta dónde el argentino medio cree que Mauricio Macri sigue siendo el vehículo para estar mejor y hasta qué punto la oposición logra canalizar la recesión económica, el enfriamiento de los salarios y cierta merma en las expectativas futuras.

Según consigna el diario Clarín en su edición dominical, las respuestas dejaron conformes a Durán Barba y a la mesa chica del Gobierno: el 67 por ciento afirmó que Macri no debe dejar su cargo, contra el 30 por ciento que quiere verlo ya lejos de la Casa Rosada (el 3 por ciento no supo o no quiso contestar). El número revela que ese sector que no ve nada bueno en la figura presidencial responde casi exclusivamente a Cristina Kirchner.

Pero no es esa la única pregunta que confirmaría que la sociedad sigue atravesada por una grieta: en la mayoría de las preguntas, aunque con matices, existe un alto porcentaje de personas que continúan apostando por Macri y otro también alto que lo mira de reojo o que, directamente, no comparte ninguna de sus iniciativas.

Algunos ejemplos. El 56% evalúa la administración de Cambiemos como positiva, contra el 41% que la considera negativa. «Cuando dice algo Mauricio Macri, usted le cree o no le cree», fue otra de la consignas. Le cree: 50%; no le cree: 46%. «¿Usted cree que el país está mejor, igual o peor que hace un año?»: Mejor o igual 51%; peor, 48% (un porcentaje mínimo, en todas estas preguntas prefirió no contestar).

Hay más. «¿El Gobierno se está ocupando de resolver sus problemas?». Los está resolviendo: 53%; no sabe cómo resolverlos: 40%. Sabe pero necesita tiempo: 5%. «¿Usted cree que las medidas económicas que se tomaron eran inevitables? Sí: 51%; podrían haberse evitado: 41%. «¿Cómo se definiría usted con respecto al Gobierno de Macri? Adherente: 39%; más adherente que opositor: 16%; más opositor que adherente: 12%; opositor: 23%.

La encuesta realizada por Isonomía -que trabaja para el oficialismo- tiene el tamaño de dos resmas de papel: una nacional y otra dividida por distritos, y allí se analizan variables, preguntas insólitas, situaciones puntuales de gestión y el sube y baja de la imagen de la plana mayor del macrismo, de toda la oposición e incluso de dirigentes que estudian lanzarse a la competencia electoral.

La primera conclusión a la que arribaron los pocos funcionarios que tuvieron acceso al sondeo es que en el tablero político vuelve a haber un escenario polarizado. «O apoyás más o menos al Gobierno o sos kirchnerista: todo lo que está en el medio se vuelve borroso», dice un hombre del entorno presidencial.

Desde luego que hay un sector importante de la sociedad que no le gusta mirar todo en blanco y negro, pero la impresión que domina al Ejecutivo es que en este nuevo año electoral se repetirá la lógica de 2015. «Al fin y al cabo, la gente cuando esté frente a la urna deberá decidir si quiere seguir cambiando o volver al modelo anterior. Eso es lo que va a estar en juego en las legislativas», apuestan los que ya tienen la cabeza puesta en la campaña.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram