Thursday 29 de October, 2020

Mal “Bicho”: un ex Deportivo Morón de memoria frágil y pocos códigos

Fue un goleador querido por los hinchas del Gallo. El técnico y los directivos lo tuvieron siempre entre algodones, pero el último domingo se le terminó de soltar la cadena. En el partido ante Central Córdoba de Santiago del Estero un excompañero lo quiso “ubicar” y le soltó una piña camino a los vestuarios.

Un gesto que vale más que mil palabras: grito de gol en Morón y en Central Córdoba de Santiago, dos versiones de un jugador sin respeto por su pasado.

Javier “Bicho” Rossi tomó nuevos rumbos futbolísticos. Al finalizar el torneo de la B Nacional en mayo pasado, el técnico del Deportivo Morón, Walter Otta confeccionó un listado con los nombres de los jugadores que no serían parte del plantel en la temporada 2018/19 que comenzó a disputarse el pasado fin de semana. El nombre del delantero figuraba entre los prescindibles, por eso buscó un nuevo horizonte deportivo y arregló rápidamente su incorporación a Central Córdoba de Santiago del Estero.

Su paso por el Gallo dejó una huella imborrable gracias a sus goles que sirvieron para lograr el ascenso en junio de 2017, y de su esfuerzo y más conversiones para llevar a Deportivo Morón a jugar la semifinal de la Copa Argentina ante River Plate en la provincia de Mendoza.

Sin embargo, en el historial de su relación con los directivos de la institución, Rossi no se posiciona precisamente como un jugador con quien resulte fácil lidiar. Tuvo conflictos con la comisión directiva encabezada por el expresidente Pablo Sauro, a quien el jugador reclamaba -con justa razón- cobrar en término. Más tarde, con la llegada de Alberto Meyer a la conducción del club, los roces persistieron, ya que en este caso el jugador se empeñó en sostener que no era debidamente reconocido en materia económica, pese a que casi todos sus requerimientos fueron escuchados y atendidos.

Por esas casualidades del destino, la primera fecha de esta temporada del campeonato enfrentaría a Central Córdoba de Santiago del Estero ante el Deportivo Morón. Declaraciones de Rossi a radio La Red dos semanas antes del encuentro comenzaron a calentar el ambiente de cara al partido debut del pasado domingo 25. Allí el jugador prendió el ventilador y voló mugre para todos lados. Empezó atendiendo al presidente Meyer y continuó con Otta y su cuerpo técnico, a quienes trató de traidores. Todos ellos, sin embargo, optaron por no subirse al tren de las descalificaciones.

Con goles de Román Martínez (Morón) y el "Bicho" Rossi (Central Córdoba), el encuentro quedó empatado 1-1.
Con goles de Román Martínez (Deportivo Morón) y el «Bicho» Rossi (Central Córdoba), el encuentro terminó empatado 1 a 1.

El resultado deportivo ya es conocido, lo que Primer Plano Online te cuenta es lo que casi nadie vio y definitivamente nadie te contó.

El clima preliminar al partido anticipaba una tarde caliente. Y así se dio.  Hubo patadas, roces y golpes con los defensores, vicisitudes propias de este deporte. El ex Morón, incluso llegó a declarar en un medio santiagueño que Alberto Meyer habría ofrecido $5000 a algún integrante del plantel de su club para lesionarlo.

Varios jugadores se molestaron por el comportamiento que mostró el “Bicho” días antes del partido y mucho más por sus desubicaciones durante el encuentro. Su grito de gol –legítimamente celebrado- se pasó de la raya cuando mirando al banco del Gallo, le señaló a Otta el número de su camiseta y le lanzó un insulto al entrenador. Aseguran que sus colaboradores debieron contenerlo porque el cordobés, lejos de su parsimonia habitual, quería comerse crudo a su exdirigido ante semejante falta de respeto.

Una vez culminado el partido, cuando la mayor parte de los integrantes del plantel de Deportivo Morón abandonaron el campo de juego, hubo un histórico jugador que lo que menos quería era pasar por las duchas. Fue Nico Martínez quien esperó a Rossi en el túnel, lo increpó duramente y le tiró una trompada que no llegó a impactar de lleno en el rostro del jugador.

Más allá de cualquier subjetividad que el amor por la camiseta pueda inspirar, claramente el Deportivo Morón no merece la actitud que Rossi le propició en las últimas semanas. Él fue sin dudas un gran goleador; le dio mucho a Morón y el club siempre le respondió como corresponde: cumpliendo con los compromisos asumidos. Fue un jugador querido por sus hinchas, apoyado cuando le tocó atravesar la pérdida de uno de sus hijos y contenido cuando un grupo de barras lo amenazaron con un arma dentro del vestuario. Ya en frío, luego de la provocación del pasado partido Walter Otta aseguró que tiene la conciencia tranquila y fiel a su estilo fue categórico: “cada uno habla a través de sus actos”. Por su parte Fabián, un hincha y socio que quiso hacer catarsis después del partido del domingo se confesó: “el “Bicho” me desilusionó, resultó ser desagradecido e ingrato. Cerró su cuenta de Facebook, por eso no puedo transmitírselo directamente a él”. Aunque uno quiera cerrar la ventana, hay cosas que igual se ven, acciones que dejan huella y heridas que una vez abiertas no cierran más.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram