Saturday 6 de March, 2021

Mañana, día clave: se define si habrá interna entre Espinoza y Menéndez en el PJ bonaerense

Desmembrada como pocas otras veces y sin el poder territorial que supo tener, la estructura partidaria intenta superar la etapa kirchnerista de la mano de los intendentes que ganaron sus distritos en la primera y tercera sección electoral.

PJ bonaerense
Menéndez y Espinoza darán la batalla por la conducción del PJ bonaerense

Ya había pasado la medianoche, el plazo fijado para que los eventuales candidatos plasmaran sus nombres para presidir el PJ bonaerense, pospuesto dos veces durante la madrugada. En Matheu al 100, en la sede del partido nacional, a esa hora, Walter Festa era el acompañante de un Fernando Espinoza que busca (por ahora, al menos mañana puede cambiar) la reelección. Al intendente de Moreno le sonó el teléfono: era Máximo Kirchner. «No firmés». La orden del diputado y líder camporista dejó más sólo al matancero, ya abandonado por Mario Ishii, el histórico de José C. Paz.

A cuadras de ahí, en el Frente Nacional Peronista de Bolívar 448, un grupo de jefes comunales sellaba una dificultosa lista en común, con su par Gustavo Menéndez (Merlo) como postulante a presidir la franquicia justicialista el primer año y Fernando Gray (Esteban Echeverría) el segundo, justo para las elecciones de 2019. Era condición sine qua non para este grupo, referenciado en Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) que el titular partidario no tuviera evidentes aspiraciones a gobernador.

«Con los votos de La Matanza gano», se envalentona su ex intendente, que del Conurbano sólo cuenta con el respaldo público de su sucesora en el municipio, Verónica Magario. No obstante, una resolución de último minuto, le permitirá una «salida elegante» del laberinto: la Junta Electoral extendió hasta mañana el plazo para lograr la unidad. Cerca suyo esgrimen una última, y arriesgada, jugada para lograr la integración (al menos obtener un cargo para él, lo que sería un triunfo a estas alturas): habría 7 distritos, incluido el suyo, que no le darían los avales a la lista de Menéndez, por lo que sería impugnada. Eso derivaría en una judicialización de la interna, con la posible intervención, paradójicamente, la misma que se buscaba evitar ante amenazas duhaldistas.

«Espinoza logró la unidad que pedía: nos unimos todos en contra de él», es el chiste más repetido por estas horas entre la facción de caciques «renovadores» bonaerenses. Al electo diputado de Unidad Ciudadana (factor que influyó en su caída en desgracia por la extraña ingeniería jurídico-electoral que deshecho el sello del PJ) lo abandonaron desde el Instituto Patria, con una ex Presidenta que evitó que convertir la interna pejotista, fechada para el 17 de diciembre, en un plebiscito «Cristina o los intendentes».

Un PJ con un Menéndez que poco antes de las generales fue a sacarse fotos con el senador Miguel Ángel Pichetto, que hoy critica el kirchnerismo tanto como antes lo defendía, «se va a pintar de amarillo», aducen en el kirchnerismo. Pero la ex mandataria evitó siquiera dar la pelea apoyando a Espinoza. ¿Por miedo a perder? ¿Desinterés? ¿Para evitar otra sangría? Por ahora nadie lo responde.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram