Saturday 19 de September, 2020

Marchan hoy para pedir justicia por el colectivero de La Perlita asesinado en Merlo

La familia, compañeros de trabajo y vecinos de la zona se movilizarán desde el lugar del crimen hasta la comisaría de Libertad. La viuda de Federico Rivero informó a Primer Plano Online que todavía no hay detenidos por el caso.

Federico Rivero fue asesinado a la vuelta de su casa: familiares, vecinos y amigos marchan hoy para pedir justicia y seguridad

Familiares, amigos, vecinos y compañeros de trabajo de Federico Rivero, el chofer de La Perlita asesinado el martes pasado en el intento de robo de su camioneta, marcharán esta tarde, a partir de las 16, desde la intersección de Sucre y Esquiú del barrio La Blanquita, donde lo mataron, hasta la comisaría de Libertad.

El objetivo de la movilización es reclamar que la justicia y la Policía “encuentre a los asesinos” y que haya “más seguridad para el barrio”. Así lo explicó Andrea Caballero, la viuda del conductor que murió tras recibir un disparo mientras esperaba a su esposa en la puerta de un almacén, a la vuelta de su casa.

Como informó este medio, el martes por la tarde, cuando regresaba a su vivienda con su esposo, él paró la Renault Steepway y ella bajó en un almacén a comprar una gaseosa. «En eso veo a dos (personas) en la ventanilla del lado de mi esposo, digo lo estarán saludando y oigo que él cambia el tono de voz y dice ‘a vos qué te voy a dar’, ahí siento el tiro y el grito de él», relató Andrea.

Federico y su esposa Andrea, que fue testigo del brutal ataque que sufrió el chofer cuando ella había entrado a comprar una gaseosa a un almacén

En ese momento, la mujer vio que su marido estaba caído para el costado con medio cuerpo colgando del rodado porque los delincuentes «lo querían sacar a toda costa y llevarse la camioneta a toda costa». En una rápida maniobra ella llegó a apoderarse de las llaves de la camioneta porque pensaba que sería la única manera en la que luego podría llevar a su marido al hospital, aunque los delincuentes no se dieron cuenta y la buscaron en el interior del vehículo.

Como no la encontraron, finalmente ambos escaparon a pie con los teléfonos celulares de la pareja y algo de dinero -unos 500 pesos- que había en una riñonera de Rivero. Tras ello, y junto con su hijo que maneja, la mujer llevó al herido hasta el hospital Eva Perón. «Me senté atrás con él, iba consciente y decía ‘por qué dios mío, mamá, mami», recordó Andrea.

Una vez en el centro asistencial, Rivero sufrió tres paros cardíacos y murió, ya que la bala que la dispararon le ingresó por la axila y le afectó el corazón. Según narró la propia viuda, hasta el momento la investigación no arrojó resultados y los asesinos no fueron detenidos. A Federico pudieron velarlo durante apenas un rato el miércoles por la tarde, y la familia no encuentra consuelo.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram