Monday 12 de April, 2021

Más luces, menos ruido: la campaña impulsada por trabajadores de la industria pirotécnica

Se suman al reclamo de la Red Federal de Padres TEA (Trastornos del Espectro Autista), y solicitan que las empresas dejen de comercializar productos de alto impacto sonoro. “Es hora de que nuestra industria se reconvierta”, afirmó el secretario general del gremio.

Prohiben pirotecnia
La prohibición alcanza a los artículos y de artificios de pirotecnia que sean de alto impacto sonoro

En un novedoso cambio de paradigma, trabajadores de la industria de la pirotecnia salieron a sumar su voz para que, de cara a las fiestas de Navidad y Fin de Año, las empresas dejen de comercializar productos de alto impacto sonoro y apuesten por ofrecer al público artículos en los que se priorice la luminosidad.

Así lo confirmó a Primer Plano Online el secretario general del Sindicato Único de Empleados la Industria de la Pirotecnia y Afines (SUEIPA), Guillermo Cantatore. “Pirotecnia sonora es toda, entonces lo que pedimos es que se autorice la venta en góndolas de locales autorizados productos de bajo impacto sonoro que se destaquen por su luminosidad. Es hora de que la industria se reconvierta, como han hecho otras en el mundo entero en los últimos años”, reflexionó el dirigente sindical.

AUDIO: EL TESTIMONIO DE GUILLERMO CANTATORE

 

Desde el sindicato, en un trabajo conjunto con la Red Federal de Padres TEA (Trastornos del Espectro Autista) están llevando adelante la campaña ‘Más luces, menos ruido’. “Estamos yendo por el camino de cuidar el derecho a la salud de chiquitos que sufren por la pirotecnia pero también cuidar los puestos de trabajo. Tenemos que encontrar un punto en común para que nadie salga perjudicado”, agregó Cantatore.

Regular en vez de prohibir consideran que es la clave del tipo de legislación que debe llevarse adelante. A nivel nacional hay un proyecto presentado por el diputado Eduardo ‘Bali’ Bucca que cambió justamente su lógica luego de intentar reunir consensos, y viró hacia la noción de que únicamente se autorice la venta comercial de artículos con un impacto sonoro que no provoque alteraciones en las personas que sufren determinadas patologías o condiciones de salud.

“Entendemos que la actividad hizo un click y nos toca evolucionar eliminando un producto que antes divertía y que hoy ya no. Los mismos chicos ya no lo consumen, porque nacieron con otra empatía. Antes en el barrio el que hacía más ruido era el fenómeno; hoy ya no. Al que hace ruido lo apuntan con el dedo”, cerró Cantatore, quien representa a entre 50 mil y 60 mil trabajadores que nuclea la actividad.

“Estamos yendo por el camino de cuidar el derecho a la salud de chiquitos que sufren por la pirotecnia pero también cuidar los puestos de trabajo», afirmó Cantatore

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram