Friday 2 de December, 2022

MÁS VIDEOS El joven baleado en Moreno recibió tres tiros: hay dos policías imputados en la causa

Lautaro Kruger recibió balazos en ambas piernas y en un brazo. Los agentes quedaron involucrados en una causa por lesiones y el muchacho también tiene un expediente judicial por resistencia a la autoridad. Hay nuevas filmaciones que complican a los uniformados.

Otro video muestra la ferocidad policial: chocaron la camioneta en la que viajaba el joven rugbier, al que luego balearon

La Auditoría General de Asuntos Internos de la Policía bonaerense ya analiza la actuación de los uniformados involucrados en el violento hecho en el que resultó herido esta mañana el joven Lautaro Kruger (19) en Moreno.

En paralelo, la Fiscalía Nº 4 del Departamento Judicial Moreno-General Rodríguez instruye una causa por lesiones contra los agentes de apellido Concha y Ortega, pertenecientes a la Estación de Policía de Moreno.

El hecho se produjo minutos antes de la 1 de este domingo sobre la Ruta Provincial 7, frente al barrio cerrado Álvarez del Bosque, en la localidad de Francisco Álvarez, donde el chico reside junto a su familia.

Siempre según lo que está plasmado en el expediente judicial, el joven rugbier conducía la camioneta que le había prestado su papá sin frenar en los semáforos de la arteria cuando comenzó a ser seguido por un patrullero.

Tal como se observa en el video que ilustra este artículo, el primero de los móviles policiales no tenía las balizas encendidas y chocó al rodado del muchacho cuando intentó ingresar al predio en el que habita.

Posteriormente el joven retomó su huida por la ruta y fue seguido por otros móviles policiales más, hasta que terminó cayendo contra un costado en la calle, ya sin control de la camioneta. Siempre según el relato policial, los agentes que lo seguían pensaron que Kruger iba a disparar y se anticiparon y lo balearon.

Fuentes judiciales confirmaron a Primer Plano Online que el muchacho recibió un tiro en cada pierna y el restante en el brazo, que le provocó una fractura. “Los policías me dijeron que había pasado un semáforo en rojo y que iba pasando autos en zig-zag”, indicó Carlos, el papá del chico, quien se mostró “indignado” con la actuación policial.

“Es una locura lo que hicieron. No se puede creer que un patrullero lo fuera corriendo sin las luces. Él frena, se quiere meter por el portón, pero está cerrado y ahí lo chocan”, agregó. “Hay tiros en la puerta y en el vidrio de la camioneta”, sostuvo el hombre, quien agradeció la asistencia médica que le brindaron a su hijo, y el trabajo de la fiscalía y los jefes policiales.

El fiscal Federico Soñora dispuso que las pericias queden a cargo de especialistas de la Policía Federal y apartó a la Bonaerense de la investigación. Asimismo, notificó a los efectivos intervinientes de la imputación por el delito de lesiones y al joven conductor por resistencia a la autoridad.

El caso expone como pocos otros el frágil límite entre el gatillo fácil y actuar dentro de la ley. Y la importancia de las cámaras de seguridad para esclarecer este tipo de hechos que ocurrieron en la puerta misma de un barrio privado.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram