Saturday 3 de December, 2022

Massa trabaja en un plan para contener la inflación, con precios etiquetados en productos

El gobierno intentará desacelerar los valores de venta en los próximos tres meses, con alimentos, bebidas, artículos de limpieza, electrodomésticos, medicamentos y carnes cuyos costos de venta serán inamovibles por tres meses.

El plan de Massa fue conversado con las autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI)

El ministro de Economía, Sergio Massa, discutió con el staff del FMI distintas opciones para ponerle un freno a la fuerte escalada de precios. El objetivo es ahora actuar sobre las expectativas inflacionarias y conseguir una baja gradual: la proyección es que en junio de 2023 el índice se ubique en el 2,5 mensual.

Por eso, un primer paso es colocar precios de referencia en productos de primera necesidad y que se consumen en la mayoría de los hogares. La idea, según trascendió hoy a través del sitio Infobae, es lanzar en los próximos días el programa ‘Precios Justos’.

Se trata de un nuevo esquema que abarcará, en una primera instancia, alimentos, bebidas, artículos de limpieza, electrodomésticos, medicamentos y carnes entre los más relevantes. Para asegurarse el éxito el gobierno mantuvo charlas en los últimos días con empresas del sector para que los precios se encuentren etiquetados en el propio envase.

Massa mantiene en persona conversaciones con distintos sectores para arrancar con señales concretas para reducir la inercia inflacionaria. En principio, el programa convivirá con ‘Precios Cuidados’, relanzado recientemente por el secretario de Comercio Interior, Matías Tombolini.

El mismo fue nuevamente modificado para incluir una mayor cantidad de marcas de primera línea, pero menor cantidad de productos (alrededor de 400). El problema es que en general los precios son menores a los del resto de la góndola y por ende es donde primero se registran faltantes.

Es una apuesta que va en la línea con el planteo hecho por dos referencias políticas y económicas contrapuestas, como son la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, y el secretario de Programación Económica, Gabriel Rubinstein. Piensan distinto en muchos aspectos y su disonancia es conocida, aunque sin embargo en este eje vertebral coinciden: el margen de rentabilidad de las empresas “es exagerado”.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram