Friday 7 de October, 2022

Mientras massistas marcharon contra el convenio con River, el Municipio salió a garantizar que “el Polideportivo es de los vecinos”

La polémica en Hurlingham está instalada. Tras el intenso debate del martes pasado en Primer Plano, ahora un sector del massismo marchó a las puertas del predio con la consigna “para no perder el poli”. El gobierno local difundió un video con entrenadores de la liga de fútbol local agradeciendo el acuerdo.

Convenio Hurlingham-River
La batalla política por el convenio con River está abierta en Hurlingham

Con una audiencia pública convocada para el próximo 26 de abril y el convenio ya remitido para su posterior aprobación o rechazo en el Concejo Deliberante, Hurlingham sigue siendo epicentro de una fuerte polémica que trasciende lo mediático y se instaló en la política.

Se trata, como ya informó éste medio, del acercamiento sellado entre el Municipio y el Club Atlético River Plate para el uso exclusivo por dos años de cuatro de las seis canchas que tiene el Polideportivo Municipal para el entrenamiento de sus categorías infanto-juveniles. Eso implica una inversión de dos millones de pesos por parte de la entidad de Nuñez, destinado al reacondicionamiento del terreno, la reconstrucción del gimnasio, un tractor nuevo y mejorar el galpón exterior, además del sistema de riego para los campos de juego.

Pero bien: ahora el cruce verbal dejó de darse en las redes sociales o en programas de televisión para convertirse en una batalla política que empezó a tomar temperatura. Convocado por el dirigente del Frente Renovador de Hurlingham Sandro Silva (allegado al ex intendente Luis Acuña), un grupo de vecinos se congregó en las puertas del predio bajo la consigna “para no perder el poli”. “El acuerdo se firmó el día 5 de abril, y el intendente lo mandó para tratarse en el Concejo Deliberante el día 10 de abril, llamando a audiencia pública para el día 26 de abril. Es decir, primero ceden el polideportivo, y 20 días después llaman a audiencia pública. Es una gran tomada de pelo a todos los vecinos de Hurlingham”, describió Silva en sus redes sociales. Curiosa la movida: el martes, en conversación con Primer Plano, el concejal del bloque massista Mario Petito había descalificado la movilización y aseguró que no era el Frente Renovador el que la convocaba. Lo dejó como algo individual de un dirigente.

A tono con la suba de la exposición pública que experimentó el tema, el Municipio también salió al debate y sumó voces a favor del convenio. A través de un video en el que recopilaron la opinión de una decena de entrenadores de fútbol infantil de la liga local, y hasta del presidente de la entidad que nuclea a los clubes del distrito, hay un fuerte espaldarazo a la decisión de avanzar con el convenio con River.

En la misma página de Facebook del municipio, también puede visualizarse otro corto fílmico con la leyenda “El Polideportivo es de los vecinos y seguirá siendo de los vecinos”.

Y como si este panorama fuera poco, la fragmentación en Cambiemos quedó expuesta como nunca antes. Al cruce que Primer Plano On Line reveló ésta semana entre los concejales Sívori y Carrasco si agregó ahora la intervención de Lucas Delfino. Ocurre que Carrasco habló de “privatización encubierta” del predio y Sívori, su jefe de bloque, le respondió con un lapidario “dice eso porque no leyó el convenio”.

Ahora, el subsecretario de Asuntos Municipales del Ministerio del Interior se expresó afirmando que “nunca voy a estar de acuerdo en privatizar el polideportivo, nuestro lugar de deportes, así como ningún otro espacio de Hurlingham”. “Hurlingham nos pertenece, a los vecinos, a quienes nacimos y elijamos seguir viviendo ahí. Nuestro municipio no puede, ni debe ser usado jamás en beneficio de intereses particulares que no representen a sus ciudadanos. Y nuestro lugar de deporte no puede convertirse en el patio de deportes del Club River Plate”. Y remató con una frase que desnuda la grieta interna en la coalición que gobierna a nivel nacional y provincial: “Desde Cambiemos no estamos a favor de esta decisión. Cada concejal deberá hacerse cargo de su actuar ante estas medidas que perjudican a nuestros vecinos”.

Como sea, la polémica está instalada y habrá dos instancias institucionales para resolverla. La audiencia pública del 26 de abril, que no es vinculante, y la sesión en el Concejo Deliberante, en la que habrá que contar los porotos para saber si el oficialismo alcanza la mayoría o la oposición impone condiciones.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram