Saturday 17 de April, 2021

Medias Ciudadela ya es historia: la planta arregló con casi todo el personal y resta sólo una mínima parte para decretar el cierre

Según pudo confirmar Primer Plano On Line con fuentes gremiales, 60 trabajadores acordaron la desvinculación a cambio del 75 por ciento de la indemnización en nueve cuotas. Restan 10 empleados por acordar, que permanecen suspendidos hasta fines de marzo.

Medias Ciudadela
Los trabajadores de Medias Ciudadela, en su mayoría, ya acordaron la desvinculación

“Lamentablemente es algo irreversible. La empresa puso otra planta en Corrientes y el cierre de la planta de Ciudadela es inevitable”. La definición de uno de los dirigentes del gremio SETIA, que representa a los trabajadores textiles, no deja lugar a dudas: el edificio histórico de Medias Ciudadela en Tres de Febrero dejará de ser una fábrica y se convertirá en vaya a saber qué.

Lo cierto es que de los 70 trabajadores en conflicto, por la decisión de la patronal de suspender la producción hasta fines de marzo, la gran mayoría ya acordó una desvinculación. De ese número, ya son 60 los empleados que aceptaron la indemnización por un 75 por ciento del monto que les correspondería, y a pagar en cómodas nueve cuotas, la última propuesta que realizaron los propietarios de la firma.

El resto que no acordó el plan de retiro ofrecido por la patronal permanece en condición de suspendido cobrando el 80 por ciento del salario hasta el 31 de marzo. Pero todo indica que tendrán que llegar a algún tipo de arreglo porque la decisión de la empresa es cerrar la planta que funciona desde 1949 en Rafaela 3590, de Tres de Febrero.

Imágenes del interior de la planta paralizada por decisión empresaria
Imágenes del interior de la planta paralizada por decisión empresaria

Como informó en su momento Primer Plano On Line, la firma fue adquirida en 2015 por el grupo TN&PLATEX, la algodonera más grande de Latinoamérica, que paralelamente montó una tejeduría de medias con máquinas de última generación en Monte Caseros, provincia de Corrientes, donde tiene una de sus más grandes empresas de algodón.

En un informe difundido ayer por la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI) se señala que “el consumo no despega, la producción local sigue cayendo, y la importación de prendas de vestir creció 22 por ciento tanto en volumen como en dólares entre diciembre de 2016 y diciembre de 2017, pero este impacto importador es aún mayor si se toma el acumulado de ambos años”.

La entidad sectorial añadió que en este contexto, además, la industria registró “costos que se disparan: en 2017 la tarifa de luz creció 174 por ciento y la nafta, 32,3”, respecto del mismo mes de 2016, según el Indec”, y añadió que “en los supermercados de todo el país, las compras de ropa y productos textiles se desaceleraron fuertemente”.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram