Friday 26 de February, 2021

Médicos dijeron que eran gases y murió de peritonitis: el drama de una familia que perdió a su hija de siete años

Xiomara Gómez fue llevada por papá y mamá al sanatorio San Miguel, donde confundieron un cuadro de apendicitis con gases y una fuerte gastroenteritis. La nena murió cuatro días después mientras era operada por una peritonitis.

Xiomara tenía apenas siete años: su familia denuncia que murió por mala praxis y pide a la justicia que actúe

Walter Mario Gómez tiene la voz acelerada. Atiende vía telefónica a Primer Plano Online y pretende contar su drama en poco tiempo. Además, su necesidad de que se haga justicia y que esos médicos que cree fueron negligentes ante lo que pasó con su hija Xiomara “no tengan más matrícula”.

Hace pocas semanas este hombre y su esposa, Yanina, que además son papá y mamá de otras cinco nenas (dos parejas de gemelas de cuatro y doce años y otra de 16) más un nene de 14, entraron en un infierno del que saben no será fácil salir. Pero al menos aguardan que la justicia terrenal les brinde la contención que les permita sobrellevar el dolor de la ausencia, y la impotencia por lo que sucedió.

Las gemelas de cuatro años preguntan todos los días por su hermanita Xiomara, con quien iban a pasear todas las tardes cuando papá volvía del trabajo

Según cuenta Walter, el pasado martes 12 de enero llevó junto a su mujer a Xiomara al sanatorio San Miguel, ubicado en Presidente Perón y España, de ese distrito, para atenderla por un malestar estomacal. La chiquita, de siete años, manifestaba un intenso dolor de panza y los médicos que la revisaron le dijeron a los padres que vayan tranquilos a su casa.

“Puede ser un cuadro de gastroenteritis con algunos gases. Que coma liviano”, le recomendaron. Pero la nena seguía mal y otra vez la llevaron miércoles y jueves, pero la respuesta fue la misma. Hasta que el viernes Xiomara vomitó sangre y al llegar a ese centro asistencial una médica que la revisó miró a sus colegas y les preguntó “¿cómo no te diste cuenta de esto?”.

“Yo me puse muy nervioso y los empecé a putear a todos, porque me di cuenta que ellos sabían que se habían mandado una cagada. Pero les empecé a pedir urgente que hagan algo. Entonces pidieron una ambulancia y la derivaron a la Bazterrica, de Capital Federal”, describió el papá.

El traslado demoró algunas horas porque el móvil tardó en llegar, pero finalmente fue hacia la otra clínica. Cuando arribó fue directo al quirófano y ni bien la abrieron salió la pus. Pero Xiomara no resistió: la infección era tal que hizo tres paros cardíacos en medio de la cirugía y falleció. “Una guerrera, no sé cómo aguanto cuatro días con eso adentro”, le dijo el cirujano a los padres de la nena.

A partir de la tragedia, la familia ya realizó movilizaciones hacia la clínica y puso el caso en manos de abogados para que la justicia investigue si hubo mala praxis y señale a los responsables. El próximo miércoles 10 de febrero realizarán otra marcha a las 18 y aguardan ser atendidos por el director de la clínica San Miguel, entidad a la que acusan por la muerte de la nena.

“No sé si quiero hablar con él. Lo que quiero es que la justicia actúe y que los responsables por la muerte de mi hija no trabajen en medicina nunca más. Aunque a mi hija no me la devuelve nadie”, reflexionó Walter. En el barrio Rosa Mística, donde vive la familia, es todo dolor y angustia. Papá vuelve de a poco a trabajar en la logística en la que es empleado y mamá sigue cuidando a los hermanitas y el hermanito de Xiomara. Pero algo falta en el hogar.

“Yo llegaba de trabajar y salíamos a la calle con las gemelas más chicas y con Xiomi todos los días. Ahora las nenas me preguntan por su hermanita y no sé qué decirles, porque cuando les digo que está con el abuelo, que murió el 17 d noviembre, me dicen ‘no nos mientas, papi. Queremos a Xiomara’. Y eso es durísimo”, cerró Walter.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram