Tuesday 28 de September, 2021

En pleno mediodía, metieron una camioneta de culata y vaciaron una casa en Ituzaingó tras barretear la puerta

Sucedió en una vivienda de la calle Europa, a metros de José María Paz. A la víctima, una jubilada, le llevaron desde electrodomésticos hasta el resto de las cosas para uso diario que tenía. El terror de la familia es la entradera en la que asesinaron a Dora Marinic, por eso reclaman más cámaras de seguridad en la zona.

Con esa camioneta EcoSport dos hombres y una mujer aprovecharon para vaciar la casa de la jubilada

Una metodología de robo siembra alarma entre vecinos de Ituzaingó, sobre todo después de la violenta entradera que terminó con el crimen de la abuela Dora Marinic descubierto el pasado 25 de mayo. Ahora, la víctima también fue una jubilada, pero a diferencia del caso anterior le vaciaron la casa justo en el rato en que había salido.

Como se observa en la foto que ilustra este artículo, una camioneta EcoSport negra con dos hombres y una mujer con guantes a bordo entraron a la finca, sobre la calle Europa al 100, a metros de José María Paz, tras barretear la puerta principal. Este delito, en la jerga del hampa, se conoce como escruche. Estuvieron un rato adentro, revisaron todo y metieron el rodado de culata. Ahí aprovecharon para cargar todo lo que tenían a su alcance.

“Electrodomésticos, computadora, celular, un aire acondicionado portátil, dos Smart tv, unos ahorros que tenía guardados, frazadas que suponemos fueron para tapar las cosas”, contó a Primer Plano Online Stella, la nuera de la víctima. “Y si, lógicamente tomamos medidas que incluyen gastos en poner rejas y vamos a ver nos alcanza para comprar cámaras de seguridad”, agregó.

El robo claramente no fue casual ni al voleo. Algo había estudiado en ese grupo de malvivientes. Tenían información por inteligencia previa de que la casa quedaba deshabitada por un rato: quizá vieron salir a la dueña de la finca. Es difícil pensar que obraron de manera precipitada y se mandaron a entrar a una casa con ocupantes. Hicieron sus tropelías por algo así como diez minutos. Y se fueron cinco minutos antes de que la propietaria retornara.

“Por un lado pensamos que bueno que no llegaron mi marido y mi suegra cuando esta gente estaba todavía ahí, metida en el garaje. No sabemos que podría haber pasado. Hicimos la denuncia y vino hasta la Policía Científica, pero todavía no hay ninguna novedad”, agregó Stella, quien además hizo público un pedido al Municipio, para la instalación de alguna cámara vecinal en la zona

“Estamos con miedo. Al vecino de la misma cuadra le robaron hace un mes pero no hizo la denuncia y hace cuatro días le quisieron entrar a una pareja de jubilados de la vuelta. También mataron a la abuela en la entradera y eso nos pone en alerta. Queremos ver si de alguna forma el Municipio nos escucha para poner una cámara vecinal o algo así”, completó.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram