Friday 26 de February, 2021

MERLO Lo balearon en el cuello mientras dormía e intenta volver a caminar: la otra cara de la inseguridad

Durante el fin de semana, agentes de la DDI Morón detuvieron a uno de los acusados por el brutal ataque a Ezequiel Giménez. El muchacho dialogó con Primer Plano Online y contó cuál es su situación de salud actual, en la que pelea a diario por recuperar la movilidad perdida.

"La fe nunca la pierdo de que voy a lograr mi recuperación al 100%”, describió Ezequiel

Familias rotas, vidas destrozadas, sueños quebrados, vacíos imposibles de llenar. Son todas frases remanidas cuando se intenta describir lo que deja la irracional violencia con la que se vive en el conurbano bonaerense. Aunque son muy pocas las veces que se hace foco en los esfuerzos que hacen quienes fueron víctimas e intentan salir adelante, con las enormes marcas que quedan para siempre sobre sí.

Ezequiel Giménez tiene 20 años y el pasado 5 de diciembre, mientras dormía con su novia en la casa de ella en Zabaleta al 400, de la localidad de Libertad, en Merlo, la pareja sufrió una entradera. Al menos cuatro delincuentes ingresaron a robar a la casa tras violentar la puerta y se dirigieron hasta el dormitorio en el que descansaban, para despertarlos mediante amenazas con un arma de fuego.

La descripción policial y judicial del hecho indica que el muchacho les entregó dinero en efectivo, pero se resistió cuando le exigieron las llaves de su vehículo, un Volkswagen Gol modelo 1996 de color bordó. Se trenzó en un forcejeo con los delincuentes, uno de los cuales le efectuó un disparo en el cuello, tras lo cual cayó herido.

Ezequiel fue trasladado al hospital Héroes de Malvinas, de Merlo, a donde llegó con una herida de bala con orificio de entrada y no de salida. Si bien la información inicial es que su vida no corría peligro, lo cierto es que Primer Plano Online consiguió dialogar telefónicamente con él para describir su actual situación de salud, a 40 días del ataque.

Hoy Ezequiel tiene gran parte de su cuerpo paralizado, pero no pierde la esperanza en recuperarse. “Mi estado de salud es complejo. Tengo secuelas del lado izquierdo, dado que el proyectil dañó el nervio de c3, c4 y parte del c5. Estoy con rehabilitación de kinesiología y la misma puede tardar de 6 meses a 2 años. La fe nunca la pierdo de que voy a lograr mi recuperación al 100%”, describió el muchacho.

“¡Intentaron matarme! Es lo único que sé. Y no me dieron tiempo a reflexionar”, respondió cuando este medio lo consultó sobre lo ocurrido. Prefirió no ahondar en los detalles, aunque sí avaló la crónica policial del caso que se conoció públicamente.

A pocas horas de la entradera, por orden del Juzgado de Garantías Nº 1 de Morón se realizaron varios allanamientos que finalizaron con la detención de un acusado, identificado como Gabriel Sosa (18), que permanece tras las rejas. Durante el procedimiento se secuestró un revólver Bagua calibre .22 largo con ocho municiones intactas del mismo calibre y una vaina servida, de similar calibre que el proyectil extraído a la víctima, aseguraron los pesquisas.

El nuevo detenido por el ataque a Ezequiel fue hallado en inmediaciones de la estación de trenes de Merlo por agentes de la DDI Morón

El pasado sábado, además, en la estación de trenes de Merlo fue detenido otro de los sospechosos de integrar la banda. Se trata de Ezequiel Javier Chevez, quien fue arrestado por efectivos de la DDI de Morón abocados a la investigación del caso, luego de una solicitud emanada de la UFIyJ Nº 4, a cargo de la causa.

Los detenidos están acusados de los delitos de homicidio agravado criminis causae en grado de tentativa, tenencia ilegal de arma de fuego y robo agravado por el uso de arma en poblado y en banda.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram