Friday 12 de August, 2022

Merlo: trabajaba como repartidor, lo chocaron motos que corrían picadas y ahora corta el pasto con muletas

Luis Rivas quedó maltrecho de una pierna: debió ser operado y una cadena solidaria lo ayudó para conseguir su prótesis. Ahora, aún sin poder pisar, sale a ganarse el mango por el barrio para juntar los pesos que le permitan llevar comida a su casa. “Con un poquito de voluntad todos podemos hacer algo”, aseguró.

Luis Rivas, sus muletas y la bordeadora: la lucha por salir adelante más allá de los obstáculos del destino

El pasado 13 de abril Primer Plano Online publicó la historia de Luis Rivas, el delivery que fue embestido por dos motos que corrían picadas en la esquina de Fleming y Balbastro, de Parque San Martín, en Merlo. Sufrió fractura de fémur en su pierna izquierda y tuvo que ser operado, para lo cual armó una suerte de cadena solidaria para conseguir la prótesis que debían colocarle en el hospital Eva Perón, donde estuvo internado.

A casi cuatro meses de aquel triste recuerdo, Luis salió a la calle de nuevo. Pero de una manera distinta: con muletas y una bordeadora, apoyado en uno de sus hijos, siempre con el mismo objetivo, que es sumar unos pesos para que no falte la comida diaria en su casa. Si bien percibe mensualmente una pensión por invalidez, antes le sumaba los repartos nocturnos y la jardinería de día, que es lo que volvió a hacer.

“El 9 de mayo finalmente me operaron, casi un mes después del choque, y calculo que en dos meses más ya estoy caminando con normalidad, si Dios me ayuda. Lo que quiero mostrar en que, con un poquito de voluntad, todos podemos hacer algo”, manifestó en conversación con Primer Plano Online. “Todavía no tengo orden médica de pisar, pero me manejo con muletas y silla de ruedas. La vida continúa”, contó el delivery.

A Rivas le dieron 37 puntos en total y tuvieron que realizarle una cirugía mayor de la que originalmente se proyectaba. En la parte del muslo debieron hacer una incisión mayor para poder alinear el hueso. Además de cortar el pasto con clientes que ya tenía en el barrio, cuando el tiempo se lo permite sale a realizar venta ambulante de diversos productos.

Hasta el momento, lo máximo que pudo hacer son seis cuadras a la redonda de su casa. Y, lejos de quejarse, es un culto a la gratitud por la ayuda que recibió al momento del siniestro: “en el hospital había gente esperando una prótesis hacía ocho meses, y a mí me llegó en 48 horas gracias a la viralización del caso”, se sinceró. Lo que necesitaba entonces era un clavo endomedular.

En rigor, la garra que le pone a la lucha cotidiana se contrapone con el ejemplo que se viralizó la semana pasada de Mariana Alfonzo, quien se hizo popularmente conocida como la ‘planera’, protagonista de un video viral en el que se jactaba de no trabajar y cobrar dinero del Estado. “Suponete que me ofrezcan un trabajo de $80 mil, no me conviene, porque $20 mil irían para la niñera y estaría ganando lo mismo que ganaría estando en mi casa”, fue la reflexión de la joven de 34 años.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram

Sé el primero en comentar

Deja un comentario