Monday 8 de August, 2022

Morón: riesgo de fractura en la CGT regional por falta de acuerdo para la nueva conducción

Para definir el triunvirato, si no fuman la pipa de la paz, deben votar los gremios confederados, pero aval del secretario general nacional de cada sindicato. Como es lógico, la política no está ajena a la rosca y mete la cuchara en la disputa por un espacio de poder.

Alfonso Martínez y Marcelo Notario (arriba) son dos nombres de consenso: el tercero en cuestión está entre Rizzo (UOCRA) y D'Andrea (Sanidad)

El congreso normalizador de la Confederación General del Trabajo (CGT) regional Morón está previsto para el 22 de julio y todo está por resolverse. Lo único confirmado hasta el momento es que se desarrollará en la sede del Sindicato de Trabajadores Municipales de Morón, pero las personas en pugna por la conducción tensan la cuerda al filo de la ruptura. La política otea un panorama que se vislumbra de compleja resolución.

Hay algunas cuestiones que parecen resueltas. En sintonía con la foto nacional, la idea es reemplazar a la actual conducción por otro triunvirato. Están próximos a cumplir mandato Marcelo Notario (Camioneros), Sergio Souto (UOM) y Carlos Acuña (S.O.E.S.G.Y.P.E), que en rigor ya se venció pero se extendió por la pandemia de Covid-19.

Hay dos grupos que tensionan la definición porque proponen distintas conformaciones para el triunviro de la central obrera. Falta una semana y no hay acuerdo para llegar al congreso con la trilogía de nombres resuelta. Mientras, el delegado normalizador designado por la CGT nacional es Horacio Otero, que será la máxima autoridad del cónclave sindical. Si no hay unidad, los dos sectores deberán conseguir los votos para imponer condiciones.

Obstáculo para la unidad: Jorge D’Andrea, titular de ATSA Hurlingham, mantiene una relación política desde hace algunos años con el diputado Adrián Grana

En esa elección únicamente pueden votar los gremios confederados con el aval del secretario general de cada sindicato. Es decir, el titular de un gremio a nivel nacional tiene que avalar con su firma la representación sindical en el comicio. Pero, como es lógico, la política no está ajena a la rosca y mete la cuchara en la disputa por un espacio de poder.

El Partido Justicialista, Nuevo Encuentro y el Frente Renovador juegan sus cartas y operan a través de distintos dirigentes. Si bien desde cada fuerza lo niegan, los propios sindicalistas consultados por Primer Plano Online reconocieron que “todos están jugando, nadie se mantiene neutral”.

LOS GRUPOS EN DISPUTA

Uno de los espacios que da batalla tiene como referencias principales a Domingo Bruno, de Gastronómicos, y a Víctor Hugo Pintos, de Comercio. El otro sector tiene como figuras salientes a Marcelo Notario de Camioneros y a Claudio Rugna, de trabajadores del gas. Ambas facciones, de todos modos, aclarar que procuran la unidad del movimiento obrero.

Sí hay coincidencia en dos nombres: tanto Notario como Alfonso Martínez (Gastronómicos) tienen aval de la mayoría de los gremios, pero falta la tercera pata y ahí no se ponen de acuerdo. Mientras el primero de los sectores se embandera detrás de Jorge D’Andrea, de Sanidad, el segundo impulsa a Oscar Rizzo, de la UOCRA, un histórico del gremialismo en zona oeste y hombre de confianza de Gerardo Martínez, el líder del sindicato a nivel nacional. No es una cuestión de representación, sino que la pelea viene de larga data.

Víctor Hugo Pintos (SEOCA) y Claudio Rugna (trabajadores del Gas), dos de las figuras de los gremios en disputa

Consultado por Primer Plano Online, Domingo Bruno asegura “contar con el aval de 60 gremios”. “Tenemos la mayoría de nuestro lado. Queremos un CGT lejos de la política partidaria y esperemos lograr la unidad para que no pase lo de Merlo y La Matanza, donde el kirchnerismo se quedó con todos los cargos de las CGT. Eso fue vergonzoso”, indicó.

“Sabemos que nuestros adversarios nunca descansan, siempre buscan atomizar el modelo sindical, fragmentar la negociación colectiva y desfinanciar a la seguridad social; han perdido la vergüenza y los temores al repudio social, es necesario demostrar que con la unidad de nuestro movimiento podemos oponernos a los viejos deseos de los poderosos”, agregó a modo de objetivos a seguir.

Desde la vereda opuesta, Rugna consignó a este medio que “no queremos a D’Andrea en el secretariado general pero sí que Sanidad integre la CGT”. ¿Por qué no lo quieren en el triunvirato? “Porque nunca quiso la unidad, en el pasado fue convocado a sumarse y su respuesta fue la conformación del Movimiento Político Sindical (MOPOSI), intentando competir con la CGT”, reflexionó.

Además, el dirigente apuntó que “faltan pocos días y estamos lejos de alcanzar un acuerdo”. “Al pasó que vamos habrá dos CGT”, advirtió. “Queremos y necesitamos la unidad de los trabajadores. Sería un bochorno que terminé mal”.

Primer Plano Online habló también con Notario, que está de alguna manera en el medio del tironeo porque cuenta con el respaldo de ambos sectores en pugna. Su referencia fue que “falta muchísimo tiempo (a pesar de que queda siete días) y pueden pasar muchas cosas”. Aseguró, además, que “hasta ahora Jorge D’Andrea no tiene el aval de Héctor Daer”, titular del gremio de la Sanidad a nivel nacional, y recordó que ese aval “es imprescindible” para poder participar del congreso.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram