Sunday 29 de January, 2023

Morón: la oposición trabó con su ausencia la ordenanza que autoriza aumentar las tasas en 2023

Con la retirada del recinto de la concejal Alejandra Liquitay se cayó la sesión que se estaba desarrollando. Juntos por el Cambio, el principal bloque opositor, no se sentó en las bancas pese a que estaba en el edificio. Un brete para el Frente de Todos, que está obligado a negociar para conseguir que el proyecto avance.

Las bancas de la mayoría opositora estuvieron vacías y sólo Cristian Herrera y Alejandra Liquitay dieron quórum, pero para algunos temas nomás en el caso de la concejal

Se terminó abruptamente la sesión que se desarrollaba en el Concejo Deliberante de Morón que, entre dos temas salientes para el año próximo, tenía para su tratamiento dos expedientes que involucran a las finanzas del Municipio: la ordenanza Fiscal e Impositiva preparatoria y un crédito de 350 millones de pesos con el Banco de la Provincia de Buenos Aires.

¿Por qué se cayó el debate? Primero porque el principal bloque opositor, Juntos por el Cambio (que responde al exintendente Ramiro Tagliaferro), y el interbloque de la Unión Cívica Radical decidieron no bajar al recinto pese a estar en el edificio del cuerpo deliberativo. Segundo, porque la concejal Alejandra Liquitay, que estuvo sentada en su banca para el tratamiento de otros expedientes, al momento de abordar ambos temas se retiró de la sala, con lo cual no hubo quórum para seguir sesionando.

No creemos que nuestros vecinos estén en condiciones a afrontar esta cláusula gatillo. No quiero que esto se transforme en una chicana política, pero no voy a dar quórum y me voy a levantar de la banca para que no continúe la sesión. Si podemos sentarnos y dialogar en un montón de temas este no puede ser la excepción”, argumentó la edil, tras lo cual se fue del debate y la sesión concluyó.

La ordenanza que envió el Departamento Ejecutivo para su tratamiento contempla un aumento del 30% en la Tasa por Servicios Generales para las propiedades de las zonas de menores ingresos (que representa el 80% de las partidas) y del 45% por ciento para las medias y altas (el 20% restante) a partir de enero próximo, pero también una cláusula gatillo de actualización automática en caso de que los niveles de inflación superen esa cifra.

Ese apartado se explica de la siguiente forma: hasta junio se mantiene como techo el 30 y el 45%, y luego de ese mes por bimestre se actualiza según el índice inflacionario. Es decir, si en julio y agosto la inflación totaliza el 7% en ambos meses, entonces ese es el número que se le suma a las obligaciones. Es un esquema idéntico al instrumentado por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde gobierna el macrismo. Cabe aclarar que lo estimado en el Presupuesto Nacional para 2023 eleva la proyección al 60%.

Otro tema que se trabó al caerse la sesión es un crédito que gestionó el Municipio por 350 millones de pesos a tomar en los primeros días de enero próximo. Pero tampoco pudo ser abordado un proyecto de la oposición, vinculado a una campaña destinada a difundir la ausencia de transmisión sexual del VIH en personas bajo tratamiento antirretroviral y carga viral indetectable.

“Nunca cuando ellos gobernaron se quedaron si esta herramienta”, precisó el concejal oficialista Oscar Conde

ARGUMENTOS DEL OFICIALISMO Y DE LA OPOSICIÓN

“Creo que fue más una cuestión mediática. Nunca cuando ellos gobernaron se quedaron sin esta herramienta”, precisó el concejal Oscar Conde, del Frente de Todos. Consultado por Primer Plano Online sobre cuál será la actitud del oficialismo refirió que “vamos a insistir por la vía del diálogo a ver si la semana que viene se puede llegar a un entendimiento con la oposición”, y aclaró que “tanto el Ejecutivo como nosotros estamos abiertos al diálogo, pero no un escenario de no aumento porque eso significa desfinanciar los servicios que brinda el Municipio”. En última instancia existe la posibilidad de que en 2023 Lucas Ghi gestione con el presupuesto de este año prorrogado.

Desde la oposición, el concejal Juan Nardo precisó que la posición de la bancada fue consensuada entre todos los actores que son parte de la coalición Juntos por el Cambio y enumeró los motivos. “Primero que venimos de un aumento reciente con la cláusula gatillo que aplicaron en octubre. Segundo, porque la ordenanza Fiscal no fue consensuada. Y tercero porque no compartimos la cláusula gatillo. Y cuarto porque en la sesión había un crédito que compromete futuras gestiones que no íbamos a convalidar”, finalizó.

La bancada opositora siguió la sesión desde una sala del Concejo Deliberante, pero no se presentó en el recinto