Sunday 7 de March, 2021

Morón sufrió un golpe inesperado y el promedio empieza a ser una verdadera preocupación

El Gallo cayó por la mínima frente a Instituto en el Urbano. Recibió el gol en la primera mitad y luego le fue imposible remontar el resultado, pese a que hizo méritos para llegar al empate.

Morón cayó con Instituto
Emmanuel Giménez, el mejor del Gallo en una noche para olvidar rápido

Pasó la embriaguez por el partido con River por la Copa Argentina y Morón tuvo que bajar un par de cambios para volver a la realidad. Y le costó muchísimo al equipo de Walter Otta volver a poner los pies sobre la tierra. Con una actuación pálida por momentos, y entusiasta en la parte final, el ‘Gallo’ cayó como local 1 a 0 frente a Instituto de Córdoba. El resultado empieza a sembrar preocupación en los hinchas locales, que encuentran de repente al equipo hundido en la tabla de los promedios con apenas 8 puntos en idéntica cantidad de cotejos disputados. Más allá de la noche oscura, los jugadores se retiraron aplaudidos de la cancha.

En los primeros minutos, Morón lanzó pelotazos sin destino. De hecho, el técnico andaba fastidioso gritando a sus muchachos para que jueguen por abajo y no abusen de un recurso que le suele dar dispar resultado. Esa condición errática, que no es nueva pero se destacó en demasía en ese comienzo de partido, desembocó en que Instituto pueda aprovecharse. Primero generó algunos ataques peligrosos pero a los 17 gritó en el Urbano.

Tras una muy buena combinación en ataque, Mainero, que había iniciado el ataque, fue a buscar un centro desde la derecha, quedó en soledad por el centro del área y la clavó de cabeza contra el ángulo izquierdo de Milton Álvarez, que apenas pudo observar cómo el balón entraba.

Le costó al Gallo asimilar el golpe. Pero se calzó los pantalones largos y, luego de los gritos que venían desde el banco de suplente, liberó tensiones y se metió en el juego. A los 27, la primera clara del local fue tras un pase frontal pinchado de Emmanuel Giménez para el Bicho Rossi que quedó mano a mano con el arquero, que lo atoró rápido y abortó la jugada. Y a los 30, una gran arremetida de Méndez por la derecha, la jugó al medio para Rossi, que la paró, se sacó dos centrales rivales de encima, remató cruzado y la pelota se fue apenas contra el palo cuando todos gritaban gol. Esa fue la más nítida para igualar.

Morón cayó con Instituto
Maxi Paredes no pudo imponer su velocidad y su presencia se diluyó en centros que no tuvieron trascendencia

Muy raro en un partido del Morón de Otta: a los 41 minutos, el técnico debió reemplazar a dos baluartes, lesionados ambos. Ingresaron Lucas Poletto y Maxi Britos por Ramírez y el ‘Rengo’ Díaz. Lógicamente, la fisonomía del equipo se modificó. Pero quedó la expectativa abierta para la parte final.

Un párrafo aparte merece el arbitraje. Quizá por el celo excesivo del ojo analista de los hinchas locales, molestos por la semifinal de Copa Argentina, pero cierto es que Pablo Díaz cometió errores que fueron evidentes. Se equivocó en no haber expulsado al autor del gol, que le pegó un fortísimo topetazo a Giménez, y en no marcar una falta notoria contra Rodrigo Díaz, en la jugada en la que cayó lesionado y debió dejar el campo.

Recién a los 12 minutos el Gallo pudo generar peligro. Fue tras una corrida de Pichín Pardo, que descargó en Paredes, lateral que metió el centro a la cabeza del Bicho Rossi. Pero el cabezazo del goleador fue a las manos del arquero. Dos minutos más tarde, un derechazo de Poletto fue rechazado por Hoyos contra el caño. Esas dos llegadas consecutivas levantaron al público, que empezó a gritar para empujar a su equipo.

A fuerza de centros, con pocas opciones de buscar variantes por abajo, los de Otta fueron permanentemente en búsqueda de la igualdad. Pero fue un recurso repetitivo que diluyó los avances. Y las pocas veces en que algún hombre del ‘Gallo’ consiguió ganar, el arquero Hoyos evitó la conquista. La otra alternativa que usó Morón fue el tiro de afuera, como el de Nico Martínez a los 28 que salió cerca.

El tiempo le jugó en contra a Morón, y la desesperación se apoderó de las mentes en el verde césped. No encontró caminos ante un equipo con oficio, que no se refugió en su arco y siempre fue amenazante de contra.

Dura derrota del Gallo, que deberá barajar y dar de nuevo aprovechando todo lo valioso que hizo hasta ahora en el año y con la mente positiva. Recuperar la frescura es el primer desafío que Otta enfrenta.

SÍNTESIS:

DEPORTIVO MORÓN: Milton Álvarez; Maximiliano Paredes, Franco Racca, Emiliano Mayola y Nicolás Martínez; Nicolás Ramírez, Emiliano Méndez, Emmanuel Giménez; Rodrigo Díaz; Matías Pardo y Javier Rossi. DT: Walter Otta

INSTITUTO: Lucas Hoyos; Ezequiel Bonacorso, Gabriel Fernández, Víctor López y Claudio Roldán; Maximiliano Correa, Ezequiel Videla, Ricardo Blanco, Guido Mainero; Facundo Castelli y Malcom Braida. DT: Darío Franco

GOL: 17′ Guido Mainero (INS)

CAMBIOS: 40′ Maximiliano Brito x Rodrigo Díaz (MOR), 42′ Lucas Poletto x Nicolás Ramírez (MOR), 65′ Esteban Goicoechea x Facundo Castelli (INS), 73′ Franco Olego x Ricardo Blanco (INS), 76′ Ignacio Antonio x Ezequiel Videla (INS) y 86′ Lautaro Formica x Nicolás Martínez (MOR)

ÁRBITRO: Pablo Díaz

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram