Sunday 14 de August, 2022

Morón volvió a perder y se encienden las alarmas

El Gallo regaló nuevamente la primera mitad y, aunque reaccionó en el complemento, el balance sigue siendo negativo. Dos derrotas en la misma cantidad de partidos, dudas y rendimientos llamativamente bajos.

No da pie con bola Deportivo Morón en el comienzo de la temporada. La ilusión generada con los nombres que llegaron más la clasificación histórica en Copa Argentina, eliminando a dos equipos de Primera División, quedaron en el pasado y el equipo que jugó tanto con Tristán Suárez como esta tarde frente a Estudiantes de manera llamativamente errática, con lo que ya parece un capricho del entrenador Walter Otta la decisión de parar a la defensa con tres hombres y desparramar un puñado de futbolistas en el medio que no tienen ni marca ni conducción. Es la segunda caída consecutiva y por idéntico marcador (1-2) en el arranque de un torneo largo pero que preocupa no sólo por los números sino también por el juego y la falta de brújula que mostró el Gallo.

Esta vez fueron Gásperi, Racca y Mayola quienes dejaron libertad a Ferreira y a Minici para que ocupen sus lugares en la mitad del campo. Completaron ese medio Emanuel Giménez, Gerardo Martínez y Damián Toledo. Los hombres de punta fueron Akerman y el ‘Bicho’ Rossi.

Cuando nada había pasado, a los 4 minutos un tiro libre encantador de Prim se clavó en el ángulo derecho de Milton Álvarez. Otra vez un partido cuesta arriba para el ‘Gallo’. Y una vez más la pregunta: ¿por qué un sistema táctico diferente al que dio resultados en la pretemporada?

Morón fue un equipo deambulador. Recién a los 20 minutos un centro pasado de Akerman permitió la trepada ofensiva de Minici y un zurdazo a la carrera rebotó en lo que pareció la mano de Mazur. Así lo reclamaron los futbolistas visitantes, pero el árbitro Vigliano dio córner.

Para colmo de males, Racca se retiró del campo con náuseas y dolores en la cabeza producto de un choque con un delantero del Pincha de arranque en el juego. Entró en su lugar Guzmán, y eso provocó otro cambio táctico: 4-4-2. Se tiraron atrás Ferreira y Minici, y el medio se pobló con Guzmán, Toledo, Emanuel Giménez y Gerardo Martínez. Pero las imprecisiones en el Gallo continuaron siendo el sello del equipo de Otta. Nunca les llegó juego limpio a los atacantes, que bajaron y mostraron despliegue físico y entusiasmo, pero no tuvieron chances frente al arquero Pucheta.

Otro primer tiempo para el olvido: nuevo regalo de 45 minutos por una extraña disposición táctica de Otta que, a esta altura, ya parece un capricho.

El complemento

Con otras intenciones una vez más, Morón cambió la cara en la parte final. Salió decidido a tener el control del juego y se propuso algo sencillo, que no siempre se puede cumplir: darle la pelota a los compañeros, a los de rojo y blanco. Se notó de entrada otra actitud, quizá por los gritos que el técnico pegó en el vestuario. No hubo pelotazos en esos primeros minutos y Morón se mostró como dominador neto. Fue así que a los 5, un córner desde la derecha le cayó en la cabeza al ‘Bicho’ Rossi, que apenas si se elevó y pudo modificar la trayectoria del balón, que se metió por el palo izquierdo de Pucheta. 1 a 1 y volver a empezar.

Sólo a partir del empate, el entrenador local decidió mandar a la cancha a Joao, un petiso encarador que complicó a todo el fondo del Gallo. La movida fue devuelta por Otta con la entrada de Matías Pardo, quien también le brindó un toque eléctrico a sus intervenciones. Ambos fueron protagonistas de las jugadas más claras del ataque: una corrida de Joao ameritó una intervención notable de Milton Álvarez salvando contra el palo derecho; de contra, Pardo remató de afuera y Pucheta sacó del palo izquierdo.

Fueron, de todos modos, intentos aislados más que consecuencias del juego colectivo. Era un partido trabado, hasta que a los 33, tras una muy buena jugada de Juan Manuel Torres por la derecha y un centro que Rodríguez empujó al gol, el Pincha consiguió el desnivel. Mala marca de Minici, que le costó un tanto en contra a su equipo.

De ahí en más, sólo queda destacar el debut de Mauricio Del Castillo, el hermano del ‘Kun’ Agüero, que poco pudo hacer para torcer la historia.

SÍNTESIS:

ESTUDIANTES: Joaquín Pucheta; Federico Mazur, Nahuel Iribarren, Matías Contreras y Santiago López; Gastón Buttaccio, Matías Zaninovic, Marcelo Lamas; Santiago Prim; Lucas Passerini y Gabriel Rodríguez. DT: Guillermo Duró.

MORÓN: Milton Álvarez; Franco Racca, Nicolás Gásperi y Emiliano Mayola; Juan Ferreira, Emmanuel Giménez, Damián Toledo, Gerardo Martínez y Nicolás Minici; Javier Rossi y Damián Akerman. DT: Walter Otta.

Goles: PT 5m. Prim (E)

ST: 6m. Javier Rossi (M) y 33m. Rodríguez (E)

Árbitro: Mauro Vigliano

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram