Friday 1 de July, 2022

Morón ya espera el choque contra Boca Unidos con una gran noticia: Gerardo Martínez vuelve a entrar entre los concentrados

Desde que sufrió una lesión ante Barracas Central en el campeonato de la B Metropolitana, en volante nunca más volvió a jugar en plenitud. Incluso, posteriormente sufrió la rotura de meniscos, luego del golazo que le convirtió a San Martín de Tucumán en la sexta fecha del Nacional.

Gerardo Martínez
Gerardo Martínez volverá a estar a disposición del cuerpo técnico en el duelo clave de mañana martes ante Boca Unidos

El 23 de mayo de 2017, en el empate ante Barracas Central por el torneo de la Primera B Metropolitana que Deportivo Morón lideraba con comodidad, los integrantes del cuerpo médico del ‘Gallo’ se llevaron un susto difícil de olvidar. Luego de concluido el juego, Gerardo Martínez, que estuvo tirado por un buen rato a raíz de un golpe que recibió promediando el complemento pero siguió el partido como si nada, orinó sangre en el vestuario local. De inmediato fue trasladado a un sanatorio privado, donde permaneció en observación hasta el día siguiente, cuando al mediodía fue dado de alta pero con una estricta recomendación: reposo absoluto. La lesión: fisura en un riñón, lo que alentaba fantasmas de los malos.

Con al ánimo por el suelo pero decidido a cumplir con la orden clínica de 40 días sin moverse, Gerardo recibió el apoyo de compañeros, cuerpo técnico, dirigentes e hinchas que se enteraron de la triste noticia. Y comenzó una lenta recuperación que se hizo más rápida de lo previsto, cuando el órgano selló y pudo volver a jugar unos minutos en aquel juego contra Riestra para despedirse de la categoría, con el Nacional B como destino.

Pero después vino otra lesión lamentable: el volante se rompió el menisco externo de la rodilla derecha y otro largo parate lo obligaba a estar fuera de las canchas. En el segundo escalón del fútbol argentino, estuvo en el banco en la primera fecha frente a Los Andes (entró a los 22 del segundo tiempo en lugar de Rodrigo Díaz); ingresó a los 8 del complemento en la segunda jornada contra Riestra por Leandro Guzmán; fue titular en la tercera fecha en San Luis contra Estudiantes, reemplazado a los 25 de la parte final por Javier Rossi; también jugó desde el arranque contra Santamarina de Tandil en el cuarto partido, y dejó su lugar a los 38 del complemento a Emmanuel Giménez; fue al banco en la quinta ante Chicago en Mataderos e ingresó a los 17 de la segunda mitad en lugar de Leandro Guzmán; y fue titular, jugó el cotejo completo y metió un golazo, a los 3 minutos del segundo tiempo, contra San Martín de Tucumán en la sexta jornada.

Desde entonces, nunca más el volante creativo, elegido como el mejor jugador de la B Metropolitana a finales de 2016, nunca más pudo calzarse la camiseta del ‘Gallo’. En principio, mañana martes a las 21.05 ante Boca Unidos, Gerardo estará en el banco de los suplentes esperando una oportunidad en un partido decisivo para las aspiraciones del equipo de Walter Otta, que sigue soñando alto.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram