Monday 6 de February, 2023

VIDEO Motochorro siguió a madre e hija, las empujó, les robó el celular y huyó: ayer lo volvieron a cruzar

Las víctimas volvían de comprar una torta de cumpleaños cuando fueron sorprendidas por el delincuente, que le robó el celular a la mayor de ellas. “Espero alguien lo agarre y pague por la maldad causada”, reflexionó Tamara, la mujer que peor la sacó, con quemaduras y raspaduras en todo el cuerpo.

El malviviente acercándose a las víctimas, que regresaban a su casa tras comprar una torta

Tamara tenía que comprar una torta para su esposo, que cumplía años ese día. Ella es empleada de un comercio y el horario de trabajo le había impedido hacerlo antes. Entonces decidió ir cerca de las 19.30 cuando ya estaba en su casa. Le pidió a su hija, de 18 años, que la acompañe y allá fueron hasta la avenida Crovara y San Martín, en Lomas del Mirador.

Ya en el regreso a su vivienda, la mujer observó por el espejo retrovisor que una moto con un sujeto se le fue acercando de a poco. En rigor, aceleró hasta ponerse a la par y fue todo tan repentino, según su propia descripción, que no alcanzó a reaccionar. “Nunca me imaginé que me iba a robar”, señaló la mujer en conversación con Primer Plano Online.

¿Qué fue lo que pasó? El motochorro se le puso a la par sobre la calle Ladines, entre Crovara y Olazábal, le manoteó el teléfono que llevaba en el bolsillo de la mochila y le pegó una patada a la moto en que ellas viajaban. “En cuestión de segundos no vimos nada y terminamos en el piso. Mi hija me dijo que algo nos quiso robar y después del shock confirmé que me había llevado el teléfono”, contó Tamara.

Tras el ataque, ambas fueron asistidas por vecinos de la cuadra y esperaron 40 minutos la llegada de la ambulancia, cosa que nunca pasó. Sí llegó el cumpleañero marido y papá de las chicas, que las trasladó al hospital y terminó soplando las velitas con la fecha pasada. Lógico: había otras prioridades en la emergencia.

Al otro día se presentó en la comisaría de la zona para radicar la denuncia y, curiosamente, todo lo que le explicó al personal policial quedó radicado al revés en su presentación. Con un agravante: ayer martes por la tarde, mientras caminaba con su mamá y su hermano, Tamara volvió a ver al motochorro merodeando a ver a quién robarle en Boulogne Sur Mer y Leguizamón, es decir, a cuatro cuadras de donde la hizo caer de la moto.

“Andaba con la misma mochila, con la misma moto sin patente y un barbijo quirúrgico para que no lo reconozcan cosa que no pasó, porque al toque me di cuenta que era él. Espero que alguien lo agarre, que pague por la maldad causada y que no haya más víctimas. Cuídense, chicas: el machito le roba a las mujeres”, finalizó Tamara.