Tuesday 7 de February, 2023

Murió Benedicto XVI, el papa que sorprendió al mundo con su renuncia al Vaticano

Lo confirmó la Oficina de Prensa de la Santa Sede en un comunicado difundido en el amanecer de este sábado, último día de 2022. Sus condiciones de salud habían empeorado en los días pasados, a punto tal que parecía inminente el desenlace.

Benedicto CVI atravesaba problemas de salud propios del paso de los años: murió este sábado en un monasterio del Vaticano

El papa emérito Benedicto XVI muró este sábado en el monasterio Mater Ecclesiae del Vaticano, donde residía desde su histórica renuncia al pontificado en 2013. Tenía 95 años y un estado de salud que se había deteriorado en los últimos días.

“Con pesar doy a conocer que el papa emérito Benedicto XVI ha fallecido hoy a las 9:34 horas en el Monasterio Mater Ecclesiae del Vaticano. Apenas sea posible se proporcionará mayor información”, señaló el director de la oficina de prensa vaticana en un comunicado. La capilla ardiente se ubicará en la Basílica de San Pedro a partir del lunes 2 de enero por la mañana.

Desde hacía ya varios días el estado de salud del Papa emérito había ido empeorando debido al avance de la edad, tal y como había informado la Oficina de Prensa actualizando la evolución de la situación.

El propio Papa Francisco había querido compartir públicamente la noticia sobre el empeoramiento del estado de salud de su predecesor al final de la última audiencia general del año, el pasado 28 de diciembre, cuando invitó a rezar por el Papa emérito, «muy enfermo», para que el Señor le consuele y le sostenga «en este testimonio de amor a la Iglesia hasta el final». Y en todos los continentes se multiplicaron inmediatamente las iniciativas de oración con mensajes de solidaridad y cercanía también desde el mundo no eclesial.

Joseph Ratzinger, con 78 años, había sido elegido como máxima autoridad de la Iglesia Católica en 2005 y sorprendió al mundo con la renuncia al cargo en 2013, porque era algo que no sucedía desde el siglo XIII. Es que, desde aquel tiempo no existía antecedente de una dimisión al pontificado y únicamente la muerte abría el proceso de la sucesión. Esa decisión inició el camino de una renovación que tuvo su primera manifestación en la elección por primera vez en la historia de un pontífice no europeo, el argentino Jorge Bergoglio.