Friday 18 de September, 2020

Murió un repartidor de helados en Merlo: tratan de determinar si se trató de un intento de robo

César Quintero trabajaba haciendo delivery para una heladería de la zona. Anoche su cuerpo sin vida apareció tendido en el asfalto sobre la calle Sullivan al 1600 en la localidad de Padua y la moto en la que circulaba y su mochila a pocos metros.

Luego de impactar contra el cesto de basura, el repartidor de helados murió tendido en el asfalto

Ayer a las 22.45 una nueva tragedia enlutó a la comunidad de repartidores del distrito de Merlo que una vez más lloran la partida de un compañero. Esta vez el hecho ocurrió en la calle Sullivan 1621, a dos cuadras del Barrio Policial en la localidad de San Antonio de Padua.

Por causas que aún se intentan determinar, Cesar Quintero circulaba en moto, cuando impactó sobre un robusto cesto de basura ubicado en el frente del domicilio de Sullivan 1621. Allí fue encontrado su cuerpo que yacía en el asfalto sin vida. A poco de ocurrida la tragedia, llegaron al lugar la ambulancia y posteriormente personal policial que dio inicio al procedimiento de rutina para la investigación del caso, en el cual intervienen la UFI 1 del Departamento Judicial Morón.

Si bien aún se siguen buscando testigos de lo ocurrido, existen dos versiones preliminares. La que cobra más sustento entre otros repartidores de la zona es que se trató de un hecho de inseguridad. Aseguran que un grupo de delincuentes perseguía a Quintero para robarle la moto y el joven repartidor –que no llevaba casco- fue acorralado hasta impactar violentamente contra un cesto de basura y lo que le produjo la muerte en el acto.

Sin embargo, vecinos del lugar manifestaron a un cronista de Primer Plano Online otra teoría. Piensan que el repartidor circulaba a muy alta velocidad corriendo una picada por la calle Sullivan -como suele ocurrir por las noches, según aseguraron- y pasó un lomo de burro ubicado a pocos metros, perdiendo el control de su moto y al salir despedido dio de lleno contra el cesto. Sobre el cordón aún se pueden observar manchas de sangre de la víctima.

Mientras la familia de Quintero pide testigos que puedan aportar información sobre lo ocurrido, el hecho fue el disparador para que los repartidores hagan un nuevo llamado a las autoridades del distrito reclamando seguridad para seguir trabajando. Por ese motivo el próximo lunes 10 de agosto a las 13 marcharán hasta el Municipio de Merlo para pedir justicia por las víctimas de la inseguridad y condiciones para continuar ganándose la vida haciendo entregas a domicilio.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram