Friday 1 de July, 2022

Hay nenes y nenas que todavía no pueden volver a la escuela 47 de Haedo tras la expulsión del chico que aterrorizaba al aula

Camila, mamá de una chica a la que el problemático estudiante intentó tirar por la escalera, le contó a Primer Plano Online que tiene a su hija en lista de espera por su obra social para hacer tratamiento psicológico. Lo más delicado: las denuncias realizadas no habían llegado a las autoridades de Inspección.

La escuela 47 de Haedo, el establecimiento en el cual sucedieron los hechos que alarman a la comunidad educativa

El caso que reveló la semana pasada Primer Plano Online sobre un chico de once años que aterrorizaba a compañeros y compañeras de sexto grado de la Escuela Nº 47 de Haedo todavía no está resuelto.

Es que varias de las nenas y de los nenes que acudían a esa aula no pueden regresar a clases por el trauma que padecieron y sus padres y madres les respetan la decisión, a pesar de que la escuela ya comunicó el cambio de docentes frente al curso.

Las últimas novedades que se produjeron en el establecimiento educativo es que el viernes pasado, a partir de la difusión que tuvo el caso, se presentaron dos inspectoras regionales para escuchar a la comunidad e informar los pasos que definieron para la continuidad del ciclo lectivo.

“Yo estoy tranquila de que las maestras que permitieron todo lo que pasó fueron licenciadas y el nene no va más a la escuela. Pero las de Gabinete son las que nunca me llamaron cuando mi hija lloraba y la directora también sigue”, reflexionó ante la consulta de este medio Camila, mamá de una menor que fue empujada por el chico y hubiera caído por las escaleras si no era impedido por otro compañero, que la sujetó.

Como ya informó Primer Plano Online, el alumno ejerció violencia sobre los varones “desde el año pasado” y hasta abusó de varias de sus compañeras. Pero eso no es todo: el chico, de once años, llevó un celular al aula y mostró material pornográfico. “Todo ante la mirada de las maestras, que siempre minimizaron lo que pasaba”, había expresado a este medio Gabriela Puyol, madre de uno de los estudiantes agredidos.

Desde que esta situación estalló internamente, las autoridades educativas tomaron la decisión de expulsar al chico y de a poco a tomar contacto con papás y mamás. “Las inspectoras que se reunieron con nosotras nos explicaron que no estaban al tanto de todo lo que estaba sucediendo. Es más: las actas que firmábamos nunca llegaron, desaparecieron en el camino”, completaron las madres que hablaron con este medio.

Camila contó que en una clase de Educación Sexual Integral fue una alumna que rompió en llanto y habilitó a que el caso se expanda. Esa chiquita fue tomada de los pelos y su cabeza llevada a la zona genital por el alumno expulsado, que también amenazaba con un punzón en el cuello al resto de las y los estudiantes para que no cuenten nada sobre lo que sucedía en el curso.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram