Monday 10 de August, 2020

“Nosotros ya peleamos una guerra con un fusil en la mano y ahora damos batalla desde donde podemos”, aseguran excombatientes de Ituzaingó

Se trata de un grupo de veteranos de guerra de Malvinas que con la aparición del coronavirus y la postergación de los que menos tienen sintieron el llamado del deber. En el comedor de la institución preparan viandas con comida y colaboran con el armado de bolsones en las escuelas de la región.

El trabajo de los integrantes del Centro de Excombatientes y Familiares de Veteranos de Guerra de Malvinas de Ituzaingó

Un emotivo video que refleja el trabajo y el espíritu solidario de estos héroes anónimos reza “Como en 1982, la Patria los necesita y ellos sin dudarlo están,  son los veteranos solidarios del Centro de Excombatientes y Familiares de Veteranos de Guerra de Malvinas de Ituzaingó.

Muchos de ellos trabajan como auxiliares de las escuelas de la región y la propagación de la pandemia los hizo sumarse a las tareas de  embolsado de alimentos y distribución prestando colaboración a los directivos y docentes. Además, desde la institución haciendo uso de una gran cocina de la que disponen, colaboran con comedores de la zona preparando viandas.

Convencidos que la guerra que le toca enfrentar a toda la humanidad es contra un enemigo que no se puede ver, casi por instinto los excombatientes pusieron manos a la obra. “Nosotros ya peleamos una guerra con un fusil en la mano y ahora le damos batalla desde donde podemos”, reflexiona Oscar Vásquez, presidente de la Centro de Veteranos de Ituzaingó. “Un plato de comida para los que lo necesitan es nuestro pequeño aporte en esta lucha”, explica.

Vásquez asegura que en todos los rincones del país hay veteranos prestando ayuda pese a que muchos son parte del grupo de pacientes de riesgo con secuelas que la guerra dejó marcadas a fuego en sus cuerpos: diabetes, cardiopatías y enfermedades terminales son moneda corriente entre los excombatientes. Sin embargo, siguen eligiendo ponerle el cuerpo a una situación en la que entienden que otros compatriotas la están pasando peor que ellos. “No es que seamos inmortales pero los que podemos salir, salimos” explica Vásquez como representante del centro ituzainguense que es parte además de la Federación de Veteranos de Guerra de la Provincia de Buenos Aires y la Confederación Nacional de Veteranos de Guerra.

Quizás la lucha más difícil de enfrentar en este contexto sea la de su propio entorno: “Nuestras familias y sobre todos nuestros hijos no quieren que salgamos para cuidarnos, pero no podemos ver que hay gente que la está pasando mal y no salir a prestar ayuda”, concluye.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram