Thursday 17 de June, 2021

La novedosa dirección que puso en marcha el Municipio de Hurlingham para fomentar el cooperativismo

El trabajo comenzó con la recuperación de mueblería escolar y el armado de nuevo mobiliario para los colegios del distrito, en principio, y luego extenderlo a otros de la región.

La recuperación del mobiliario escolar, uno de los trabajos encarados por las cooperativas en Hurlingham

La Municipalidad de Hurlingham puso en marcha la nueva Dirección de Cooperativismo, Asociativismo y Desarrollo Económico Social, cuyo objetivo central es promover la asociación de personas para la concreción de nuevas fuentes de trabajo a través de cooperativas y de las diferentes asociaciones que se puedan crear.

“Esto surgió bajo la experiencia de haber armado la cooperativa Artigas que funciona en Hurlingham desde ya hace un tiempo y que acá en el territorio realiza los diferentes arreglos que se están llevando adelanten los colegios del distrito”, detalló Sandra Ferreyra, designada como directora municipal de la flamante estructura.

“A partir de ese trabajo surgió la idea de realizar una nueva unidad para la recuperación de mueblería escolar y poder proyectar el armado de nuevos muebles para estudiantes de los colegios de Hurlingham en un principio para luego proyectar ir a otros distritos de la región”, agregó.

Algo similar ya se había instrumentado en el Consejo Escolar local con los Centros de Formación Profesional, donde estudiantes se capacitan en una profesión y salen con rápida salida laboral. “Se trata de aprovechar esa experiencia”, reflexionó Lilian Figueredo, una de las responsables de la cooperativa Artigas.

“Vimos que podíamos profesionalizar a la gente y, como no queríamos que sólo se capaciten para después salir a buscar solos el trabajo, hicimos un acuerdo con la Municipalidad de Hurlingham para armar cooperativas y que se puedan hacer cargo de los diferentes trabajos que se necesitan en las escuelas del distrito”, estimó.

Si bien el trabajo que se lleva adelante en una cooperativa no es igual al que se realiza en una empresa, donde existe una conducción vertical a diferencia de la horizontalidad del cooperativismo, se trata de un cambio de mentalidad en la forma de encarar los desafíos laborales y de una mirada social frente al fenómeno. El compromiso con lo que se hace es la clave.

“A eso hay que agregarle todo lo que tiene que ver con lo administrativo, el armado de presupuestos, los costos finales: las cooperativas se tienen que ir profesionalizando y para eso necesitan ayuda para poder crecer”, continuó Figueredo. “Todo esto es parte del trabajo que se va a llevar adelante dentro de la nueva dirección del Municipio”, adelantó.

Por eso Matías Núñez, trabajador cooperativista, valoró el concepto de “trabajar sin un jefe presionando para hacer tal o cual cosa”. “Ahora el trabajo depende de mí y, de este modo, se siente que hasta el compañerismo y las relaciones humanas son distintas”, celebró.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram

Sé el primero en comentar

Deja un comentario