Friday 27 de May, 2022

Nuevos allanamientos y temerario hallazgo contra secta religiosa con base en Matanza y Merlo: explotación sexual de menores

En función del relato de una víctima que había sufrido abusos por parte del líder de la organización, quien fue detenido en la mañana de hoy y ya está a disposición de la justicia junto a cuatro de sus cómplices, los investigadores terminaron de confirmar cómo operaban: usaban un sistema coordinado de control coactivo, graduado e imperceptible.

En los allanamientos realizados esta mañana la Policía incautó un verdadero arsenal

Después de los procedimientos de los que informó Primer Plano Online el pasado 6 de diciembre, y que concluyeron con la detención de cuatro personas (dos varones y dos mujeres), la investigación para corroborar los dichos de una víctima dio origen a nuevos allanamientos realizados esta mañana en esos mismos lugares y la semiplena prueba de un dato alarmante: una menor de edad fue sometida a explotación sexual por el líder de una secta religiosa, quien también resultó apresado hoy.

Fuentes policiales y judiciales informaron a Primer Plano Online que la investigación desarrollada por el Juzgado Federal Nº 2 de Morón, a cargo del juez Jorge Rodríguez, y de la Secretaría Nº 8, cuyo responsable es Ignacio Calvi, permitió avanzar con el esclarecimiento de los hechos. Primero hubo cuatro procedimientos en las localidades de 20 de Junio, en la Matanza, y en un local de Pontevedra, en Merlo, siempre bajo la presunción de estar detrás de una organización que explotaba laboralmente a jóvenes y adultos en situación de vulnerabilidad.

Pero ahora la pesquisa se agravó. Es que una denuncia realizada por la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas de la Nación (PROTEX), de la que tomó intervención la Fiscalía Nº 1 de Morón, permitió avanzar con el caso con elementos reunidos por la División Trata de Personas de la Policía Federal Argentina (PFA).

Es que en base al relato de una víctima se estableció que en el templo denominado Abba Krishna se desarrollaban actividades que se asemejan al funcionamiento de lo que se conoce como grupos sectarios, con características coercitivas (persuasión coercitiva). El líder de ese grupo era quien, bajo la supuesta enseñanza de actividades espirituales diversas, “se ganaba la voluntad de distintas personas -principalmente mujeres-, para poder así someterlas a sus designios con una eminente connotación sexual”, describió un investigador.

Según la información a la que accedió Primer Plano Online de fuentes judiciales, fue una víctima que padeció vejaciones y abusos de diversa índole por parte del líder de la organización -esta mañana detenido junto a los cuatro cómplices ya apresados- fue la que permitió identificar a gran parte de la banda y descubrir sus métodos. “Utilizaban un sistema coordinado de control coactivo desde el punto de vista psicológico, graduado e imperceptible, mediante el cual lograban manipular e influenciar a las víctimas a un comportamiento determinado, captando a personas vulnerables afectando su capacidad de decidir libremente”, describió un vocero de la pesquisa consultado por este medio.

Esto es decir: el líder de la organización desplegó un proceso de captación sobre la denunciante y otras personas más tendiente a seducirla, atraerla y persuadirla, socavando su integridad psicológica, siempre con el claro objeto de someterla sexualmente. Esa víctima arribó por primera vez al templo ‘Abba Krishna’ con su madre cuando tenía 14 años y estaba inmersa “en una situación de vulnerabilidad, signada no sólo por su corta edad sino también por los conflictos familiares que se sucedían su hogar”, detalló la fuente.

Esa serie de condicionantes en su casa no sólo le generaron dificultades en su rendimiento escolar sino también la llevaron a pasar mucho tiempo en la calle, con amigos, ocasionándole inconvenientes en su conducta social. “Deseaba encontrar tranquilidad, y así lo supo desde el primer momento una de las personas de mayor confianza del líder religioso, que fue quien entrevistó a la joven en su primera visita al templo”, indicaron.

Ya a los 17 años, la chica asistía al templo con mayor asiduidad y comenzaba a encontrarse con más frecuencia con los integrantes del círculo de confianza del líder –incluso asistiendo varias veces por semana al local comercial allanado en Merlo-, quienes desde entonces colaboraron en hacerle creer a la joven que era una persona especial para el líder y que, en consecuencia, debía dejarse guiar por él y entregarle su voluntad.

Así fue víctima de violencia sexual por parte del líder, quien, con el consentimiento y complicidad de los adultos pertenecientes a su círculo de confianza, cometió sobre la joven reiterados abusos. Luego, esta menor, comenzó a residir en ‘La Morada de Sita y Rama’ también conocida como ‘La casa de las madres’, a propuesta del líder, y luego de ser agredida físicamente por parte de la pareja que por entonces tenía su madre. Así se inició para ella una etapa en el que comenzó a aislarse aún más de su familia, ya que si quería verse con ellos debía dar explicaciones.

“Era obligada a mantener salidas con adultos que iban al lugar y el líder le había solicitado que comenzara a recibir ‘clientes’ en departamentos privados ubicados en esa ciudad, intentando convencerla diciéndole que ganaría mucho dinero. Las personas que asistían al lugar debían aportar un “diezmo” si tenían un trabajo –aún fuera de allí, debían aportar al ‘Abba Krishna’. Incluso una vez que la víctima consiguió empleo, llegó a aportar casi la totalidad de su salario al grupo”, completó la fuente.

Luego de corroborarse la existencia de los lugares y las personas denunciadas, esta mañana la Justicia Federal de Morón ordenó la realización de nuevos allanamientos más, en los mismos lugares que ya habían sido requisados a principios de mes, que están ubicados a 20 cuadras de diferencia. Allí se incautaron casi quinientos mil pesos y, además del arresto del sindicado como líder de la banda, hay tres personas más prófugas. Los cargos que enfrentan son por los delitos de trata de personas con fines de reducción a la servidumbre agravado por haber mediado engaño y abuso de una situación de vulnerabilidad y abuso sexual agravado. Los investigadores secuestraron también gran cantidad de armas y municiones.

La organización denominada Abba Krishna tenía su templo situado sobre la calle Rico, en el barrio 20 de Junio de La Matanza

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram