Friday 7 de October, 2022

Oficial: en 2016 se perdieron 68.314 puestos de trabajo y 4462 empresas cerraron sus puertas

Son datos del INDEC dados a conocer ayer. El trabajo asalariado sigue estancado desde 2011 y los costos salariales crecieron por debajo de la inflación. A nivel sectorial, el mayor deterioro del empleo se verificó en la construcción.

Pérdida de empleos
Los conflictos laborales por pérdida de empleo se sucedieron en 2016 y continúan en la actualidad

Un total de 68.314 puestos de trabajo se perdieron en el sector privado y 4462 empresas cerraron sus puertas durante 2016, según un informe difundido ayer por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Más de 2500 firmas que dejaron de existir correspondían al segmento de las micropymes, de hasta 10 empleados, aunque se registró pérdida de emprendimientos de toda magnitud en ese período.

La cantidad de compañías que operan en la economía nacional decreció en tres de los cuatro trimestres del año –el primero, el segundo y el cuarto– respecto del trimestre anterior. Además, en 2016 se redujo un 1 por ciento el empleo formal, y el salario promedio de los trabajadores registrados subió 35,9 por ciento, 5 puntos por debajo de la inflación.

El mayor deterioro del empleo se verificó en los primeros tres meses del año pasado, con una baja del 0,6 por ciento de los puestos formales. La caída fue del 0,5 por ciento en el segundo trimestre frente al trimestre anterior y del 0,1 por ciento en el tercer trimestre. Recién sobre el final del año se registró un avance del 0,1 por ciento en el empleo, que no logró compensar la pérdida de ocupación del 2016.

A nivel sectorial, el mayor deterioro del empleo se verificó en la construcción, con una caída del 8 por ciento, ante la paralización de la obra pública y de los desarrollos privados en el contexto recesivo. La industria manufacturera perdió el 3,7 por ciento de sus empleados formales, afectada por la caída del consumo en el mercado interno, el aumento de las importaciones de bienes de consumo finales, el encarecimiento del crédito y de otros costos como los insumos importados y las tarifas.

También perdieron empleo la minería (-6,9 por ciento), actividades inmobiliarias (-2,5), transporte, comunicaciones y almacenamiento (-0,3), hoteles y restaurantes (-0,4) y pesca (-0,4 por ciento). En cambio, subieron su plantilla agricultura y ganadería (2,2 por ciento), electricidad, gas y agua (1,9) e intermediación financiera (1,7). Los tres sectores fueron beneficiarios directos de la devaluación y quita de retenciones, suba de tarifas e incremento de la tasa de interés, respectivamente.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram