Tuesday 28 de September, 2021

Operativo Sofá Rojo en Haedo: detuvieron a perverso que captaba menores para producir material pornográfico

Alejando Martín Gabriel Blanc Pardo fue arrestado en un departamento de la calle Emilio Castro al 400. Detrás suyo hay una historia de aberrantes delitos: bajo la excusa de ofrecer trabajo para repartir volantes seducía adolescentes de barrios carenciados. Alarmantes datos de la investigación: con su organización recorría escuelas y clubes de barrio.

La pesquisa demandó varias horas de escuchas telefónicas, la revisión de videos compartidos en redes de adultos y las declaraciones de varias de las víctimas

Operativo Sofá Rojo: detuvieron en Haedo a un sujeto acusado de reclutar menores de edad para realizar trabajos como el reparto de volantes, seducirlas y filmarlas a escondidas para luego subir material con contenido pornográfico a diversos sitios de internet.

Tras una larga pesquisa que demandó varias horas de escuchas telefónicas, la revisión de videos compartidos en redes de adultos y las declaraciones de varias de las víctimas, el arresto del sindicado como líder de la organización, Alejando Martín Gabriel Blanc Pardo, se logró en un departamento de la calle Emilio Castro al 400, en la mencionada localidad. Los procedimientos también fueron en una verdulería de Azcuénaga al 400, y en la agencia de motos ‘Blanc Motos’, de Martín de Irigoyen y Boquerón, ambas en Morón.

Como la mayoría de las víctimas son chicas oriundas de Rafael Castillo, la causa recayó en la Ayudantía Fiscal de Delitos Conexos a la Trata de Personas, Pornografía Infantil y Grooming, a cargo de la fiscal Lorena Pecorelli, y los allanamientos fueron ordenados por el Juzgado de Garantías Nº 4, cuyo responsable es el juez Fernando Pinos Guevara, ambas dependencias pertenecientes al Departamento Judicial La Matanza.

En los allanamientos, la Policía secuestró dos sillones de color rojo y un sofá de dos cuerpos en donde se filmó a varias de las víctimas; 90 gramos de marihuana en seis bolsas de nylon; una cámara fotográfica; dos tablets; elementos de almacenamiento; notebooks; 40 títulos automotores; juguetes sexuales; látigos, preservativos y lencería erótica femenina. Además, dos pistolas, 29 municiones calibre .9 milímetros y 217 municiones calibre .22.

UNA LARGA INVESTIGACIÓN Y LAS ABERRANTES DEFINICIONES

La investigación se inició en diciembre de 2020 a raíz de una denuncia radicada en el Ministerio Publico Fiscal por parte del padre de una chica de 19 años, en la cual daba cuenta que en su adolescencia (a los 14) fue contratada por un sujeto conocido como ‘Ale’ para distribuir volantes de un comercio de su propiedad dedicado a la venta de motos.

Posteriormente, el sujeto la comenzó a seducir y mantuvo relaciones sexuales con la menor para, en una etapa siguiente, filmar esos encuentros, pero sin conocimiento de la víctima. Ese material era subido a diversas páginas de contenido pornográfico y le exigía a la chica llevar a sus amigas, también menores de edad, para invitarlas a comer en restoranes ostentosos.

Les hacía regalos y aprovechaba cualquier ocasión para pretender enamorarlas. Después caían en la red: las convencía a tener relaciones y siempre todo finalizaba con la maniobra: registrar de manera oculta los encuentros íntimos.

El imputado también organizaba reuniones en sus domicilios y en sus comercios montando un set de filmación donde mantenía relaciones sexuales con las menores y estas a su vez con sus amigos, para luego subir el material fílmico a la red de las paginas ‘Poringa’, otra conocida como ‘X Videos’ y ‘Muy Cerdas’. Todo, naturalmente, sin el consentimiento de las víctimas.

Fue el papá de la víctima quien se presentó en la justicia al comprobar que la adolescente tenía una relación amorosa desde hacía varios meses atrás con Blanc Pardo. El perverso “se aprovechaba de la situación de vulnerabilidad de la joven”, según la definición del denunciante, quien pudo constatar en distintas páginas web videos de índole pornográfico en los que aparecían varias jóvenes manteniendo relaciones sexuales con el ahora detenido: una de ellas era su propia hija.

De las tareas desarrolladas por personal de la Dirección de Investigaciones contra el Crimen Organizado se estableció que el investigado se movilizaba en dos automóviles los cuales se encuentran a nombre de su pareja, conocida como ‘Virgi’, quien se sospecha podría ser partícipe necesario en la comisión de delitos para la captación de las víctimas.

Los investigadores consiguieron determinar que el acusado interactuaba en una de esas redes (Poringa) con el nombre de usuario ‘vidkaswinger’, donde también chateaba con otros usuarios a quienes los invitaba a participar de tríos, y reclutaba chicas y hombres “bien dotados” para la producción de videos, y entre los comentarios se leía:

“…si si tengo una combiera bien cabeza…con amigos cacos (delincuentes), con hermana de 13 años embarazada, padre ausentes y borrochos… su madre limpia casas… su hermano preso por chorro, vive en Rafael castillo… sin por ciento villera … pasa muchas necesidades y me aprovecho de ella… me obedece en todo… y se deja co… por mis amigos cuando se lo ordeno… también le doy unos sopados porque así les gusta a estas negras villa. Con las turras villeras no existe la violencia de género” o “… quien quiere hacerle doble penetración a la villera???? … escucho oferta para co…”

LA CAPTACIÓN

La pesquisa para llegar hasta el imputado requirió dos mil horas de escuchas telefónicas. Así determinaron que la pareja poseía una agencia de venta de motos (lugar utilizado para captar a las menores de edad), que actualmente lo tenía cerrado ya que alternó sus maniobras y se ocultaba detrás de una actividad “más común y de barrio”, definió un investigador: tenía una verdulería.

Para la justicia, con todo el material probatorio incautado en los allanamientos y a lo largo de la instrucción, hay semiplena prueba de la existencia de una organización criminal dedicada a la captación de personas en situación de vulnerabilidad a las que sometían a humillación, explotación del sentimiento de culpa y el control de la vida personal de las víctimas, en el tiempo que duraban dichas relaciones.

Además, cometían los abusos sexuales traficando a las menores entre amigos o socios, siempre produciendo material pornográfico, el que subía y virilizaba en páginas de internet, y hasta con ánimo de lucro. El perverso se jactaba de llamar a las chicas como las “víctimas del sofá rojo”.

Hay un elemento más que le incorpora dramatismo al caso: frecuentaban la salida de distintos establecimientos educativos primarios y secundarios, como así clubes dónde concurren menores, a los fines de captar futuras víctimas. Incluso también tenían un sistema de rastreo de distintas publicaciones en redes sociales donde se ofrecen trabajos para repartir volantes con el único fin de captarlas con una condición previa: su clase social baja, chicas de barrios carenciados.

Blanc Pardo posee antecedentes penales: fue condenado en 2017 a tres años de ejecución condicional por el delito de abuso sexual con acceso carnal por el Tribunal Oral Criminal N° 5 de Morón, debido a que el papá de una adolescente denunció que su hija, que en ese momento tenía 14 años, en su computadora tenía conversaciones en la red social Facebook con una persona de seudónimo ‘Martín Naldi’, que se estableció era él. En la conversación, el padre observó publicaciones “de fotos obscenas, con parejas teniendo relaciones sexuales completamente desnudas y también miembros viriles, haciéndole referencia “estoy excitado”.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram