Friday 30 de September, 2022

Otra vez la atención vecinal clave para desbaratar un escruche en Castelar: barretearon la puerta para ingresar a una casa

Hubo tres detenidos luego de la llegada de la Policía al lugar tras el llamado al 911. Los delincuentes huyeron corriendo cuando observaron la llegada de los móviles, pero en un operativo cerrojo lograron reducirlos. Habían revisado todo lo que había en la finca, cuyo propietario está de viaje.

La puerta de ingreso a la vivienda había sido barreteada por los delincuentes para ingresar a robar

Familias de Castelar norte siguen siendo objeto de intrusiones en sus casas por parte de delincuentes que claramente realizan inteligencia previa y logran determinar qué viviendas están transitoriamente sin ocupantes. De nuevo la rápida reacción vecinal y su advertencia al 911 impide que los ladrones huyan con lo robado.

En este feriado largo de Semana Santa, otra finca de la zona, cuyo propietario se encuentra de viaje, fue víctima de un escruche, es decir, del ingreso de delincuentes con los domicilios sin sus ocupantes. Fue luego de forzar las puertas, en este caso con barretas.

Según pudo saber Primer Plano Online con fuentes policiales y judiciales, el hecho ocurrió sobre la calle Trenque Lauquen al 300, casi esquina Saráchaga, en la mencionada localidad de Morón. Un vecino que notó movimientos extraños en la casa se comunicó a la central de emergencias y a los pocos minutos móviles de la seccional 7ª y de la Policía Local acudieron para ver qué pasaba.

Efectivamente, al llegar, tres sujetos intentaron salir corriendo de la cuadra, pero fueron reducidos a los pocos metros por los uniformados, que establecieron un operativo cerrojo en la zona. Voceros policiales identificaron a los aprehendidos como Eduardo Darío Curia (35, oriundo de Bella Vista), Juan José Durán (30, de Mataderos) y Fernando Zemborián (34, con domicilio en Villa Devoto).

La vivienda intrusada tenía “la puerta de entrada forzada con barreta, estaba abierta y había desorden en la casa”, describió un investigador. Asimismo, en poder de los imputados se secuestraron los elementos con los que accedieron para robar: dos barretas, un criquet, un formón, guantes y dos teléfonos.

El tío del dueño de la finca se presentó en medio del operativo policial y confirmó que la propiedad pertenece a su sobrino, que se encuentra de vacaciones con su familia y el lugar estaba sin habitantes. Esa es una clara señal de que los malvivientes consiguieron el dato para concretar el frustrado golpe.

El trío delictivo quedó a disposición de la Fiscalía Nº 1 de Morón, que labró actuaciones por robo agravado por rotura de puerta bajo la modalidad escruche.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram