Saturday 26 de September, 2020

Otra vez la polémica en torno al ‘hospitalito’ de Ituzaingó: ahora, una vecina denunció que no tenían gasas para atender a su padre accidentado

La unidad sanitaria Ramón Carrillo volvió a ser motivo de reclamo. Es que una persona diabética e insulino dependiente se acercó por una emergencia que no pudo ser resuelta por faltante de insumos básicos.

Hospitalito de Ituzaingó
El Hospitalito de Ituzaingó volvió a ser motivo de reclamo entre los vecinos por falta de insumos

“Sr. intendente, hoy tuve la desgracia de ir a la unidad primaria Dr. Ramón Carrillo para hacerle curación a una persona diabética con insulina dependiente y no contaban con gasa, NO TENIAN GASA. Tengo la suerte de poder movilizarme y poder asistir a otra sala de primeros auxilios en la localidad de Merlo, ¿se podrá hacer algo al respecto?”.

El mensaje fue publicado por la vecina Silvina Vargas en la cuenta de Facebook de Alberto Descalzo, el jefe comunal de Ituzaingó. Otra vez la unidad sanitaria en el centro del debate público. Se trata del mismo lugar en el que el 13 de noviembre de 2015 murió Ezequiel Akaherajiko. El joven había llegado allí de urgencia con fuertes dolores en la zona del abdomen y, en rigor, lo que sufrió fue la rotura de la aorta. Por eso falleció a las 24 horas, luego de una fuerte hemorragia abdominal.

Hospitalito de Ituzaingó

El caso denunciado en esta oportunidad, si bien no fue tan grave, podría haberlo sido. “No puede ser que no tengan un elemento tan esencial como las gasas”, continuó Vargas, ahora en conversación con Primer Plano On Line. Y siguió: “Tras el corte de dedo de mi padre directamente me mandaron al hospital de agudos de Haedo pero les pedí que al menos le apliquen la vacuna antitetánica, cosa a la que se negaron. No sé si tenían o si no lo quisieron hacer. ¿Qué pasa con las unidades de salud de la municipalidad de Ituzaingó? No contamos con una guardia decente, y ni hablar de una guardia pediátrica”.

Silvina es vecina del Barrio La Loma, al lado de Parque Leloir, y eso pasó la semana anterior, más concretamente el miércoles 1 de febrero, cuando su papá se lastimó un dedo cortando el pasto. Lo curioso del caso es que cuando lo publicó en la cuenta de la red social que pertenece al intendente, recibió una respuesta automática pidiéndole un teléfono y asegurándole que alguien del Municipio se iba a comunicar con ella. “Pero nadie me llamó”, concluyó la vecina.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram