Sunday 28 de November, 2021

Otra violenta entradera en Castelar norte: maniataron a un matrimonio para robarle ahorros y objetos de valor

Fue el viernes por la noche en la calle San Nicolás al 1.200, entre Marqués de Loreto y Pedro Goyena. Los robos en la zona se reiteran y bajo idéntica modalidad: delincuentes ingresan a las viviendas y se llevan todo lo que encuentran.

Mercedes, la dueña de casa, visiblemente conmocionada por la violenta situación que vivió junto a su marido

Un matrimonio de Castelar norte fue víctima de una violenta entradera el viernes por la noche en su casa de la calle San Nicolás al 1.200, entre Marqués de Loreto y Pedro Goyena. Los delincuentes actuaron con total impunidad, ingresaron a la vivienda saltando la reja y amenazaron con revólveres y cuchillos al hombre y la mujer que estaban en el domicilio.

Según narraron las víctimas, los malvivientes actuaron de manera sorpresiva y los apuntaron cuando salían a despedir a un familiar que cenaba con ellos. Esperaban en el jardín, escondidos detrás de la camioneta. Cámaras de seguridad instaladas en la cuadra captaron el momento en el cual los dos intrusos se metieron en la propiedad. Ambos estaban armados.

No bien Mercedes abrió la puerta, los delincuentes la abordaron violentamente. Según relató el matrimonio al canal América, no eran improvisados: sabían bien lo que buscaban y lo que hacía. “Fue una situación muy violenta. Estuvimos con el revólver en la cabeza, me agarraron del pelo y no me dieron tiempo a nada”, explicó la mujer.

Ya en el interior de la finca, maniataron a su marido luego de tomar un cuchillo y cortar repasadores, un detalle no menor. También el hombre fue apuntado con otra pistola. “Dólares, dinero, oro. Ya”, los intimaron. “Te voy a dar lo que me pedís, pero te pido por favor que traten de serenarse”, manifestó la dueña de casa, todavía angustiada al recordar esas horas dramáticas.

Detalles del golpe comando al comerciante de Castelar: hasta al guardia de seguridad del barrio privaron de su libertad

La tomaron del pelo, la llevaron al primer piso y la ataron con los cables de los electrodomésticos. Le pegaron y la tiraron sobre su cama. “Gracias a Dios teníamos un ahorro que veníamos juntando de hace tiempo, como cualquier familia de trabajo. Se llevaron todo, hasta la plata en efectivo que teníamos para el mes. Y después se llevaron objetos de valor: celulares, billeteras, hasta las mejores zapatillas”, completó Mercedes.

En la zona hay rejas, cámaras, alarmas, mucha iluminación y demás elementos que son inversiones de las familias en pos de tener seguridad. Pero nada alcanza.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram