Sunday 26 de September, 2021

País increíble: detuvieron a enfermero que se robó vacunas contra el Covid y cobraba 30 mil pesos la aplicación

La denuncia fue presentada por autoridades sanitarias, que detectaron en un control de stock de rutina el faltante de aproximadamente 300 dosis destinadas a inmunizar a la población. A través de la revisión de cámaras de seguridad lograron confirmar quién accedió al depósito en donde estaban guardadas.

El ladrón de vacunas fue detectado por las cámaras de seguridad y detenido por la Policía tras la denuncia de las autoridades sanitarias

Un enfermero que robó y vendió en forma particular cerca de 300 vacunas contra el Covid-19 fue detenida en las últimas horas luego de una denuncia presentada por autoridades sanitarias de la provincia de Santiago del Estero. Lo particular del hecho es que la aplicación de cada dosis la comercializaban entre $20.000 y $30.000.

El Ministerio de Salud provincial informó en sus redes sociales que todo se detectó el sábado por la mañana en un control de stock de rutina efectuado por la jefa del Programa Provincial de Inmunizaciones, Florencia Coronel, conjuntamente con el coronel del Ejército, Hugo Peralta.

“Se detectó el faltante de aproximadamente 300 vacunas contra el COVID-19. Inmediatamente se recurrió a las cámaras de seguridad donde se logró identificar a una persona perteneciente al área extrayendo vacunas del ultra freezer donde se había constatado el faltante”, precisó la cartera sanitaria.

Luego de la revisión de las imágenes se puso en conocimiento a la Policía y a la justicia, y se logró identificar al autor del hecho como Dante Díaz, enfermero del programa de Inmunizaciones, quien efectuó lo que se denomina como ‘robo de hormiga’ durante semanas. Su esposa, también enfermera, quedó implicada en la causa.

Coronel comunicó que “el mismo sábado la Policía procedió a la detención de la persona, al allanamiento y al secuestro de las vacunas, recuperándose casi la totalidad de las dosis sustraídas como así también otras vacunas de calendario y elementos de uso sanitarios”.

Los fármacos eran vendidos en la vivienda familiar de Díaz, ubicada en el Barrio San Germes, de la capital santiagueña. El sujeto las obtuvo luego de eludir al personal del Ejercito que custodia el freezer donde son guardadas, diciendo que debía devolver una caja con vacunas que no habían sido aplicadas.

Si bien el enfermero dejó la caja, no cerró con llave el freezer, por lo cual volvió cuando la guardia militar abandonó el lugar y llenó su mochila con los inoculantes y refrigerantes. En su domicilio los investigadores hallaron 268 dosis de la Sputnik V, 14 de Spinopharm y 1 de Covishield. Además, 500 dosis de vacunas que no eran para el coronavirus.

También incautaron armas de fuego, numerosos artículos de hospital y dinero en efectivo por $734.500, que se presume provenía de la venta de las dosis. Los inoculantes fueron trasladados al Ministerio de Salud, sin perder la cadena de frío, para que puedan ser utilizadas.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram