Thursday 13 de August, 2020

Perfumerías con ventas por el piso: denuncian que para sobrevivir debieron reabrir sus locales sin protocolos aprobados

Así lo hizo saber Julio Vázquez, comerciante del rubro en Ituzaingó centro y titular de la Cámara de Perfumerías de Argentina. Competidoras de las farmacias -donde desde el inicio de la cuarentena comercializan productos del mismo sector-, anticipa que aun no les fueron aceptados los protocolos para reanudar de manera legal la actividad

Aunque recientemente se dio a conocer un informe de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) que incluye al rubro “perfumería” dentro del universo de las farmacias –motivo por lo cual no salen tan mal paradas del relevamiento- la realidad es otra. En diálogo con Primer Plano Online, Julio Vázquez, titular de la Cámara de Perfumerías de Argentina declaró que el informe difundido por CAME hace una estadística errónea subsumando a la entidad que él representa dentro del universo de las farmacias, cuando en la práctica son competidores en el rubro.

“Muy por el contrario de nuestra situación, las farmacias están todas abiertas desde el inicio de la pandemia y se vieron beneficiadas por esta situación”, explica el empresario. Mientras CAME informó que la caída en las ventas fue de un 26%, el sector de perfumerías que lidera Vázquez acusa un 89% a la baja.

Los locales de Vázquez en el centro de Ituzaingó no fueron ajenos a la estrepitosa baja en las ventas

Hasta el momento los representantes del sector no fueron recibidos por ninguna autoridad a nivel nacional, provincial o local. «Aquí nadie está poniendo la cara», espetó Vázquez y agregó que tampoco han sido aceptados los protocolos de higiene para reanudar de manera legal la actividad. En vista de esta situación, Vázquez declaró que los comerciantes se vieron en la obligación de abrir en ‘rebeldía’ los locales, aún bajo el riesgo de ser clausurados. “No nos queda otra”, manifestó con pesar.

Vázquez opinó que el gobierno nacional «tomó empresarialmente muy malas medidas» y señaló que obra de manera contradictoria. «Mientras que por un lado la ley de Contrato de Trabajo faculta a las empresas a que por razones de fuerza mayor paguen el 50 por ciento del salario o despidan trabajadores, los DNU en vigencia no solo no lo permiten, sino que obligan a las empresas a pagar doble indemnización. Eso sumado a que seguimos pagando impuestos». Si bien Vázquez aclara que “nadie quiere echar o suspender a nadie, si por razones de fuerza mayor tengo que prescindir de la mitad de mis empleados, lo prefiero a dejar a todos sin trabajo por no poder abrir”.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram