Monday 26 de July, 2021

Un pibe de 16 años y una adolescente de 17 dispararon contra un patrullero en un control: venían de robar un auto

Viajaban a bordo de un vehículo que había sido robado minutos antes e intentaron evadir la acción de los uniformados, que pretendieron identificarlos. Otro de los ocupantes del rodado tiene 20 años y estaba fuertemente armado. Otros tres lograron escapar.

Jazmín Débora O. (17) es la joven que se encuentra a disposición de la justicia a la espera de declarar ante el nuevo fiscal de menores

Dos jóvenes de 20 y 16 años y una adolescente de 17 terminaron tras las rejas luego de disparar contra un patrullero que pretendió identificar a los ocupantes del auto en el que viajaban, que luego se descubrió había sido robado.

Fuentes policiales informaron a Primer Plano Online que la balacera se desató en Gamboa y Federico Báez, en la localidad de González Catán, partido de La Matanza. Unas cuadras antes, en Andonaegui y La Bastilla, también habían disparado contra los agentes que pretendieron constatar quiénes viajaban a bordo del rodado.

Lo que llamó la atención de la Policía fue la cantidad de personas que circulaban en un Fiat Mobi color rojo: eran seis personas en total. Cuando uno de los agentes indicó que el auto detenga su marcha, no solo que sus ocupantes no hicieron caso, sino que directamente abrieron fuego.

“En Gamboa y Federico Báez, cuando ya estaba establecido que el auto era robado, dejaron abandonado el vehículo e intentaron escapar corriendo y disparando contra el personal. Dos de los policías dispararon cinco tiros cada uno para repeler el ataque y terminaron aprehendiendo a tres de ellos”, precisó un investigador.

Damián Franco Mugica (20) y Ezequiel B. (16) terminaron siendo reducidos por la Policía en su intento de fuga corriendo, mientras que Jazmín O. (17) cayó herida al suelo, con un disparo en la zona intercostal y debió ser derivada al hospital Simplemente Evita para su atención, con custodia policial.

Una vez concluida la persecución y el enfrentamiento se determinó que el coche había sido robado en Risso Patrón y La Bastilla, de Rafael Castillo, y que la banda venía de raid delictivo. En el interior del Fiat los investigadores secuestraron una pistola Bersa, modelo Thunder calibre 9 milímetros, con un cargador con sin municiones y con las inscripciones de Policía Federal. Todavía no está esclarecido si el arma tiene pedido de secuestro.

Las aprehensiones fueron por los delitos de resistencia y atentado contra la autoridad, tenencia ilegal de arma de guerra y robo automotor.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram