Friday 27 de November, 2020

Picada fatal: no hay fallo que devuelva la vida, pero algunos te acercan más que otros a la idea de justicia

Sensaciones encontradas luego del veredicto del Tribunal Oral Criminal 6 de Morón: si bien se impuso el criterio de que hubo un homicidio simple con dolo eventual, el asesino al volante Diego Cuevas no irá a la cárcel y podrá cumplir, por ahora, la sentencia en su casa.

Picada fatal de Haedo
María Angélica Guaraz, la madre de Lautaro Juárez, lloró desconsolada tras conocer el veredicto del tribunal y que Cuevas no irá preso

“No escucho y sigo, porque mucho de lo que está prohibido me hace feliz”, reza una de las canciones de la banda de rock nacional Callejeros, un grupo marcado para siempre por las 194 muertes en la tragedia de Cromañón. Diego Cuevas hizo lo que no está permitido: mató a dos pibes que regresaban de bailar e hirió gravemente a otros dos con su accionar juzgado por el tribunal que lo condenó como criminal. Estaba corriendo picadas, con exceso de cantidad de personas en el vehículo que conducía, borracho y a una velocidad que superaba al doble la establecida. Diego Cuevas se consumó a sí mismo como un asesino al volante, pero no irá preso y vivirá sus días con arresto domiciliario.

Hay varios aspectos a considerar del veredicto que se conoció ayer y que tanta ira provocó en familiares y amigos de las víctimas fatales. Desde lo estrictamente legal, para saber cuáles fueron los motivos que llevaron a los jueces a votar de esa forma hay que aguardar la lectura de los fundamentos. Pero no es menor que, ante un hecho de similares características, el presidente del tribunal, Alejandro Rodríguez Rey, haya cambiado su interpretación y aceptado que la conducta de Cuevas fue la de alguien que incurre en un homicidio con dolo eventual, es decir, con desprecio por la vida ajena. Éste mismo magistrado había estado frente a una idéntica situación en el caso de Cristian Aldao en 2004 (quien también corría picadas en Haedo) y optó por votar por el homicidio culposo, léase, que no tuvo intenciones de matar. Ayer, Daniel Leppen fue el otro juez que votó por el doble homicidio simple, mientras que Pablo Gossn interpretó que se trató de un hecho de tipo culposo.

Picada fatal de Haedo
Fue unánime el rechazo de los familiares de las víctimas a la decisión de los jueces de no mandar preso al asesino al volante

De todos modos, el monto de la condena está más cerca del límite menor, más benigno para el acusado, que del máximo. A saber: para un homicidio, el código penal establece la pena de 8 a 25 años. Acá se trató de un doble asesinato, y de dos casos de lesiones gravísimas, y la sentencia fue a 9 años, casi en lo mínimo de lo posible. Con el agravante de que, al aplicarle los jueces una condena que es la mitad de los 18 años pedidos por la querella y la fiscalía, le quitan a los particulares damnificados (las familias de las víctimas) la posibilidad de apelar y esa chance sólo será potestad del defensor de Cuevas, que podrá pedir a Casación la reducción de la pena por el cambio de carátula.

Entonces, se puede inferir que los jueces de primera instancia están virando su mirada sobre las muertes de tránsito, que siguen siendo en la estadística la principal causa de fallecimientos diarios en Argentina. Cuando en una instrucción se reúnen pruebas contundentes, la bajada de línea es clara: el que mata al volante de manera imprudente debe pagar por la irresponsabilidad cometida. Incluso hay fallos, como el de la semana anterior en San Isidro, que permiten concluir que hay un notable cambio de paradigma: en el caso de la sobreviviente de un choque provocado por un conductor que manejaba borracho, a contramano y a exceso de velocidad por la Panamericana, la mujer fue contemplada por los magistrados como víctima de un intento de homicidio. Así de simple. Así de contundente. En ese hecho murieron dos jóvenes, y el asesino al volante estará 12 años tras las rejas, donde está desde el momento inicial.

Picada fatal de Haedo
Los fiscales Ferreras, Papavero y el abogado querellante Luis Rappazzo durante la lectura del fallo

Los fiscales del juicio por la picada fatal de Haedo, Antonio Ferreras y Marcelo Papavero, comenzarán el martes a estudiar por qué el tribunal denegó la revocación del arresto domiciliario de Cuevas, cosa que pidieron de manera específica en el alegato. Es que el responsable de la picada fatal de Haedo, a partir del pronunciamiento del tribunal, deja de ser un procesado y se convierte en un condenado, por más que no sea con sentencia firme si es que la defensa interpone algún recurso.

Y la otra expectativa que existe para que finalmente haya algo de justicia es que cuando la sentencia quede firme, el juzgado de Ejecución Penal lo mande a la cárcel a Cuevas. Si bien no le puede aumentar el monto de la pena, sí lo podrá obligar a que la cumpla en prisión, como cualquier otro condenado. Naturalmente, el tiempo no será de 9 años sino que habrá que descontarle los plazos procesales en que permaneció con arresto preventivo en su casa.

Pero lo que queda en claro de la sentencia conocida ayer es que un asesino al volante, que carga con dos muertes en su conciencia, pasará Navidad y fin de año en una cómoda residencia familiar mientras que los padres, hermanos, tíos y amigos de Lautaro Juárez y Manuel Lastra tendrán que llevarle flores al cementerio a sus seres queridos. Eso ninguna condena podía modificarlo, pero seguro que hubiera ayudado a reconciliar a la justicia con el sentido común si el resultado del veredicto era otro, mucho menos benévolo con el ahora condenado.

Picada fatal de Haedo

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram