Monday 28 de September, 2020

Pidió arresto domiciliario el abogado de Morón condenado por rompehuesos

Hugo César Schiber fue condenado por la justicia a cumplir 18 años de prisión por para simular accidentes de tránsito con el objetivo de realizar millonarias estafas a las compañías de seguros. Pidió ser incluido dentro de los grupos de riesgo ante la pandemia por su edad.

Hugo Schiber
El abogado oriundo de Morón Hugo Schiber estará 18 años tras las rejas por estafas reiteradas y asociación ilícita

El abogado de Morón Hugo César Schiber, condenado por la justicia de San Isidro a 18 años de prisión por estafas millonarias a compañías de seguros a través de personas de bajos recursos, a las que les hacía romper los huesos para luego cobrar las indemnizaciones, solicitó el arresto domiciliario para dejar la cárcel de Olmos, donde purga su pena.

En los últimos meses, presentó dos pedidos para que le otorguen la prisión domiciliaria y fueron rechazados. En una de esas presentaciones, los defensores incluyeron el informe de un psicólogo que indicaba que el letrado padecía un «estado de ansiedad».

En la última solicitud, los abogados que representan a Schiber expresaron que el condenado, por su edad, debía ser incluido en los denominados grupos de riesgo ante un eventual contagio del virus Covid – 19, en la cárcel. Sin embargo, según informó el diario La Nación, el Tribunal Oral N° 7 rechazó el pedido.

EXCLUSIVO-Condenaron a 18 años de cárcel al abogado rompehuesos de Morón: hacía fracturar piernas a indigentes para estafar a aseguradoras

«El acusado no se encuentra incluido como factor de riesgo establecido sanitariamente, debido a que el solo hecho de la edad no resulta determinante y el dictamen médico así lo establece. En tanto no presenta una patología protocolizada en los listados citados; se encuentra compensado, su hipertensión arterial se encuentra controlada con tratamiento y seguimiento de la medicación instaurada por el médico de cabecera», indicó uno de los integrantes del tribunal al fundar el fallo en el que se decidió no conceder la prisión domiciliaria a Schiber.

El abogado figuraba en el listado de 869 presos elaborado por el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) que, eventualmente, podrían ser beneficiados con la prisión domiciliaria debido a que sufrían patologías crónicas o por su edad. Pero el tribunal no accedió al planteo por diversas cuestiones, como fueron las amenazas que Schiber además expresó durante el juicio: no sólo a una testigo sino a la propia fiscal María Virginia Toso, que investigó el caso.

Los jueces indicaron que todavía existen los riesgos procesales de peligro de fuga y entorpecimiento de la investigación. «El imputado padece ansiedad, un estado de ánimo común de la imposibilidad de controlar la realidad y que, a esta altura, por la emergencia y el aislamiento obligatorio, padecemos todos los argentinos», indicó uno de los jueces en la resolución que rechazó el pedido del supuesto jefe de la banda de rompehuesos.

Hay un agravante que juega, además, en contra del abogado. Su hijo Federico, titular de la ambulancia en la que trasladaban a las supuestas víctimas desde el lugar en el que les quebraban los brazos y piernas hasta las esquinas donde fingían los accidentes, está prófugo, escondido en Israel. Existe un pedido de captura internacional en su contra y una solicitud de extradición. Está oculto en una ciudad de la llanura de Sharon, cerca de Tel Aviv. Se cambió el nombre y utiliza la identidad de su abuela materna.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram