Saturday 23 de January, 2021

Pintaron dos corazones azules para señalizar el lugar donde murieron dos jóvenes en la picada fatal de Haedo

Lo hicieron los familiares de Lautaro Juárez, una de las víctimas del trágico hecho ocurrido hace tres años por el cual el asesino al volante Diego Cuevas fue condenado a 9 años de prisión.

Corazones azules
Uno de los corazones azules pintados sobre la Avenida Rivadavia, para recordar a las víctimas y sembrar conciencia

Familiares y amigos de Lautaro Juárez, uno de los jóvenes fallecidos en la picada fatal de Haedo ocurrida en 5 de abril de 2015, pudieron finalmente dejar su sello en el lugar de la tragedia con la pintura de dos corazones azules a modo simbólico en homenaje a las dos víctimas fatales. El objetivo, además de la memoria, es despertar conciencia en todos los conductores y sensibilizar a la sociedad para participar en un notorio cambio de actitud para contribuir con la seguridad vial.

“Estar en ese momento fue horrible porque ahí murieron mi hijo y mi sobrino”, reflexionó María Angélica Guaraz en conversación con Primer Plano On Line. La mujer está agradecida a la ONG Corazones Azules, que la acompaña desde hace tiempo en su búsqueda por justicia, y con los bomberos voluntarios de Morón, que la ayudaron en el corte de la Avenida Rivadavia, a la altura de Maipú, donde sucedió el fatal desenlace de ambos jóvenes.

La gratitud de la mamá de Lautaro y tía de Manuel Lastra, la otra víctima fatal de aquel hecho, se hizo extensiva al concejal de Unidad Ciudadana local, Hernán Sabbatella, que la ayudó con folletos para difundir la actividad, y con el jefe de Gabinete de Ituzaingó, Pablo Descalzo, que puso un micro a disposición para trasladar a sus allegados.

“Fue la primera vez desde que mi hijo murió que pude estar en el lugar. A media cuadra de ahí está el asesino de Lautaro, Diego Cuevas, que todo el barrio sabe que vive ahí”, agregó Guaraz. El conductor del Nissan Tiida, que venía corriendo picadas a 127 kilómetros por hora y alcoholizado, fue condenado a 9 años de prisión por ambas muertes, además de ocasionar severos daños de diversa consideración a Tato’ Rodríguez, Daiana Vergara, Adrián Welsch, Esteban Vergara, Lautaro Cavs y Cristian Vergara, todos jóvenes que volvían de bailar.

El fallo, dividido, fue dictado por el Tribunal Oral 6 de Morón. Votaron a favor del homicidio simple los magistrados Alejandro Rodríguez Rey y Daniel Leppen, mientras que Pablo Gossn votó por el hecho de tipo culposo. Sin embargo, los magistrados ordenaron que el asesino al volante permanezca con la prisión domiciliaria que dispuso la Cámara Penal a finales de 2015, hasta que la condena quede firme.

Corazones azules
María Angélica Guaraz estuvo acompañada por familiares de otras víctimas de hechos de tránsito

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram