Tuesday 7 de February, 2023

Un pitbull mató a una caniche en una plaza pública de Haedo: “una vez que la soltó, mi perra ya no reaccionaba”

Desgarrada por el dolor, la familia de la mascota expresó su bronca por el nulo cuidado que tuvo el propietario del otro animal. El lugar estaba repleto de gente y de criaturas, que disfrutaban la calurosa tarde del domingo. Y la nena que la criaba como un integrante más de la familia fue testigo del horror.

Lola, la caniche asesinada por un Pitbull en el Parque Lineal de Haedo, a la altura de Dolores Prats

Una familia de Morón vive horas de angustia por estas horas. Es que un Pitbull mató a la caniche que era la mascota de la casa en medio de un paseo de domingo por la tarde en una plaza de Haedo, a donde había, asimismo, varias personas más disfrutando del espacio público y, principalmente, niñas y niños.

Lola es la perrita que fue literalmente asesinada por el otro animal, de esos considerados como una raza peligrosa por la legislación que rige en la provincia de Buenos Aires. “Nos encontrábamos en la plaza lineal frente a Demilune (panadería 24 horas) con dos criaturas de cinco años y, como bien sabemos, todos por responsabilidad y consciencia paseando a nuestra perra con su debido pretal y correa”, comenzó su relato Micaela, la dueña de la caniche.

Inédito fallo judicial contra el dueño de tres perros que atacaron a un hombre: “ví cómo se tragaba mi brazo”

“Repudio y asco porque Repentinamente se acercó un Pitbull color gris con su dueño, una persona de unos 45 años aproximadamente y barba, y comienza a tener un contacto muy picante con nuestra amada Lola. Un perro que debería tener un control absoluto si se saca a un lugar público y en donde puede tener reacción por instinto inmediata y sin embargo nos encontramos con un perro atado por una soga y sin bozal”, agregó en su descripción.

Lo cierto es que la hermana de Micaela se incorporó con la perra para intentar ponerla a resguardo, pero en ese momento el Pitbull se soltó de la cercanía de su propietario, corrió hacia Lola, la arrancó de los brazos de quien la tenía a upa, la tiró al suelo y la mató, con su portentosa mandíbula. “Mi hermana se cansó de pegarle y el perro no paraba. Una vez que la soltó, mi perra ya no reaccionaba. Estaba muerta”, completó la mujer en su descripción de lo vivido.

Micaela exige que aparezca el dueño del pitbull a dar la cara por lo que provocó su mascota. Y, además, por lo que podría haber causado si decidía atacar a algún nene o nena que jugaba en el parque. “Quiero que nadie lo deje pasear con ese animal sin que se le saquen los ojos de encima. Lola se nos fue. Nos dejó rotos. Le dejó un trauma a una nena de 5 años que no para de contar la situación una y otra vez desde el suceso”, concluyó.

Caminaba rumbo a la pileta y un rottweiler lo atacó: le dieron 20 puntos en un brazo