Tuesday 5 de July, 2022

En plena crisis argentina y la decisión del Gobierno de acudir al FMI, el Papa criticó el “imprudente” endeudamiento

El texto, difundido por el Vaticano, sostiene que “los paraísos fiscales se han convertido en operaciones financieras al límite de la legalidad, tanto desde el punto de vista normativo, como ético, es decir, de una cultura económica sana y libre del mero propósito de elusión fiscal”.

Papa Francisco
El Papa Francisco y un documento que pareciera estar dirigido a la Argentina

En plena crisis financiera de la Argentina, el Vaticano difundió un nuevo documento, aprobado por el Papa, sobre las consideraciones éticas del sistema económico y financiero en el que condena los paraísos fiscales. En lo que parece un tratado sobre la Argentina, el informe, firmado por Francisco, advierte que “el sistema fiscal “no siempre parece justo”, y agrega que “tal injusticia a menudo es en perjuicio de los sectores económicos más débiles y en ventaja de los más equipados y capaces de influir incluso en los sistemas normativos que regulan los mismos tributos”.

En el documento se analiza que «la imposición tributaria, cuando es justa, desempeña una fundamental función equitativa y redistributiva de la riqueza, no sólo en favor de quienes necesitan subsidios apropiados, sino también en el apoyo a la inversión y el crecimiento de la economía real”.

Con respecto a la deuda pública, el Vaticano la considera el resultado de una “gestión imprudente -cuando no dolosa- del sistema de administración pública. Numerosas economías nacionales se ven agobiadas por el pago de los intereses que provienen de esa deuda y, por lo tanto, se ven en la necesidad de hacer ajustes estructurales con ese fin”.

El texto sostiene que “los paraísos fiscales se han convertido en operaciones financieras al límite de la legalidad, tanto desde el punto de vista normativo, como ético, es decir, de una cultura económica sana y libre del mero propósito de elusión fiscal”.

“No es posible ignorar que esas sedes off shore se han convertido en lugares de lavado de dinero sucio, es decir, fruto de ganancias ilícitas (robo, fraude, corrupción, asociación criminal, mafia, botín de guerra…)”, asegura el Vaticano, y considera que esa “evasión y el lavado de dinero sucio” es otra razón del “empobrecimiento del sistema normal de producción y distribución de bienes y servicios”.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram