Sunday 14 de August, 2022

Polémica por la muerte en la comisaría de San Clemente: Berni cuestionó el resultado de la autopsia

Como informó Primer Plano Online, hay nueve policías que están tras las rejas sospechados de asfixiar y matar a golpes a Alejandro Martínez, un hombre que había sido detenido tras provocar destrozos en un hotel céntrico de esa ciudad balnearia. Como en el caso Chano, otra vez el foco puesto en el accionar de la fuerza frente a padecimientos mentales.

El momento en que Alejandro Martínez es retirado del hotel en donde se alojaba: al rato murió en la comisaría

Tras la detención de nueve policías de la provincia de Buenos Aires acusados de asfixiar y matar a golpes en una comisaría de San Clemente del Tuyú a un hombre al que habían aprehendido por provocar disturbios en un hotel de la zona, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, cuestionó la autopsia sobre el cuerpo del fallecido.

En diálogo con el canal Crónica TV, el titular de la cartera de Seguridad en la Provincia repasó el hecho que derivó en la muerte de Alejandro Martínez en la dependencia policial y hasta aventuró que «se intenta tapar una noticia con otra» para asemejar este caso con el ocurrido la semana anterior con Lucas González, baleado por tres efectivos de la Ciudad Autónoma.

“Estaba lleno de moretones y lastimaduras por el brote en el que rompió todo [en el hotel]”, aseguró Berni, y continuó: “ingresó a la comisaría y se llamó al hospital para avisar que iban a llevar al detenido, cuando una tal doctora Zamora les dice que no pueden recibir ningún detenido desde las 0 hasta las 8 de la mañana”. “Por lo tanto, [Alejandro Martínez] ingresó sin ningún tipo de chequeo médico. A la hora, no respondía. Ahí se dan cuenta que está muerto”, resumió.

Según la versión de los hechos que narró Berni, los oficiales de la fuerza policial procedieron a solicitar la atención de un médico para constatar el fallecimiento de Martínez. “El médico no ve nada extraño, pero obviamente da aviso al fiscal”, contó el ministro bonaerense, y agregó: “El fiscal, como corresponde, pide la autopsia. Acá comenzamos con el primer gran problema”.

“Esta es la primera vez que lo veo en una autopsia”, afirmó Berni, y leyó: “La causa de muerte sería –en una autopsia ya hablan en potencia- un paro cardiorrespiratorio traumático secundario, probablemente a una asfixia tipo mecánica”.

Berni explicó que, “para asfixiar tiene que tener una lesión en el cuello”. “Cuando se observa el detalle de la autopsia sobre el cuello dice ‘sin lesiones’; tiroides, ‘sin lesiones’”, dijo, y así enumeró las partes del cuerpo que deberían –según precisó- estar lesionadas en caso de asfixia. “Sin lesiones”, repitió Berni, y remarcó: “Entonces, explíqueme dónde está la asfixia en el cuello”.

“Nunca vi que digan probablemente”, continuó, y subrayó: “Nunca vi una pericia de este tipo, bastante superficial para la importancia de la que hablamos. Por lo tanto hemos pedido una nueva autopsia”. “Que quede muy claro: no estoy defendiendo a nadie, quiero saber qué pasó”, remarcó Berni.

Como informó Primer Plano Online ayer, los efectivos arrestados fueron identificados como oficial José Carlos Pereyra (numerario de la Policía Local del Partido de La Costa); subcomisario Miguel Alejandro Boulos (jefe de turno de la seccional); oficial Evelyn Garófalo; oficial Cristian Rohr (chofer del móvil en el que trasladaron al fallecido); sargento Paola Mansilla (imaginaria de calabozos); teniente primero Maximiliano Munche (también custodio de los calabozos); oficial ayudante Sandro Mujica (oficial de servicio); oficial Laura Florencia Chiarullo (ayudante de guardia); y la sargento Carla Cantarela (acompañante del móvil).

Es decir, a todos los que estuvieron en el servicio esa noche el fiscal Gamaleri les imputa, en principio y según distintos niveles de participación, el delito de homicidio agravado por ser cometido por un miembro integrante de la fuerza policial abusando de su función y encubrimiento.

Por su parte, la Comisión por la Memoria, en su carácter de Mecanismo Local de Prevención de la Tortura, se presentó como particular damnificado institucional ante el Juzgado de Garantías Nº 4 del Municipio de la Costa en la causa que investiga la muerte de Martínez.

“Sin protocolos ni estrategias de contención para estos casos, los agentes policiales hacen prevalecer la violencia como modo de abordaje. Martínez no debió ser detenido ni alojado solo en un pasillo de la comisaría; la golpiza y su asesinato da cuenta de la brutalidad policial”, expresó el organismo en un comunicado.

Mientras, familiares, compañeros y compañeras de los y las policías que se encuentran privados y privadas de su libertad exigieron ayer su “inmediata liberación” en las puertas de la seccional.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram