Tuesday 22 de September, 2020

Por primea vez, IOMA brindó el servicio de la vacuna antigripal en domicilio

La obra social bonaerense implementó un operativo de vacunación sin precedentes. Agentes sanitarios del IOMA llegaron a 18 mil hogares de personas mayores y otras de riesgo, para evitar que salieran de sus casas durante la cuarentena por el COVID-19.

La obra social bonaerense montó la logística necesaria para que las personas incluidas en grupos de riesgo no tengan que salir de sus hogares

Con el foco puesto en cuidar la salud de sus afiliadas y afiliados, y en especial de la población más vulnerable, el Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA) llevó a cabo un inédito procedimiento de vacunación casa por casa. Mediante las 192 delegaciones ubicadas en todas las jurisdicciones de la provincia de Buenos Aires, se llegó a un total de 18 mil aplicaciones que sumadas a las dadas en farmacias y en organismos públicos alcanzó a 30 mil, una cantidad que casi duplicó las 16 mil de 2019.

Las y los afiliadas/os pudieron contar con la vacunación gratuita en forma domiciliaria, un importante beneficio en situación de cuarentena. Es la primera vez desde la creación del IOMA que se realiza un operativo de esta magnitud. La obra social tiene un universo de afiliación de más de dos millones de personas y ante el aislamiento social, preventivo y obligatorio, montó la logística necesaria para que las personas no tuvieran que salir de sus hogares.

Con el operativo domiciliario, la obra social logró ampliar considerablemente la cantidad de dosis aplicadas, ya que significó una nueva forma de acercar la vacuna sus afiliadas y afiliados, quienes hasta el año pasado, solo podían vacunarse en farmacias.

De forma paralela al operativo de campaña domiciliaria, IOMA distribuyó nueve mil dosis de Vacuna Antigripal cepa 2020 en las farmacias adheridas a lo largo de todo el territorio provincial, como se hace todos los años. Con sólo presentar su documentación, las afiliadas y los afiliados tuvieron su dosis a disposición, con cobertura del 100% tanto de la vacuna como la aplicación.

La vacunación antigripal domiciliaria implicó “un esfuerzo importante por parte de IOMA”, se informó, dado que la obra social necesitó diseñar un complejo dispositivo para entrar en contacto con afiliadas y afiliados que se encontraban en situación de vulnerabilidad, es decir, quienes tienen 65 años o más, y quienes integran grupos de riesgo. De esta manera se evitó que esta población saliera de su hogar en el marco de la cuarentena obligatoria por la pandemia del COVID-19.

Para acceder a la vacunación las personas debían inscribirse a través de la web oficial del IOMA o en forma telefónica, para lo que fue necesario disponer de personal para la recepción de solicitudes. Dada la envergadura del dispositivo de vacunación, se establecieron vínculos con agentes sanitarios de toda la provincia de Buenos Aires que estuvieron a cargo de la aplicación en los domicilios.

También hubo organismos públicos que colaboraron con las tareas de relevamiento, como el Instituto de Previsión Social, la Honorable Cámara de Diputados y los Ministerios de Gobierno y Desarrollo Agrario. Además, se trabajó en coordinación con los gremios SUTEBA y UPCN que “realizaron un valioso aporte”, destacaron desde IOMA.

En línea con lo acordado entre IOMA y la Asociación Argentina de Electrodependientes (AADED), se realizó la vacunación a aquellas personas que dependen de la energía eléctrica como insumo básico para poder vivir.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram