Friday 30 de September, 2022

Preocupante diagnóstico: para el ministro de Educación, “hay chicos de tercer grado que no aprendieron a leer ni escribir”

Lo reconoció Jaime Perczyk durante una exposición en la Feria del Libro, en la que también evaluó como positivo que los resultados de las evaluaciones internacionales sean malos. “Las pruebas tienen que dar peor y demostrar que perdimos algo”, destacó.

Para el ministro de Educación, las evaluaciones deben dar mal para demostrar que "perdimos algo" por la pandemia

El ministro de Educación de la Nación, Jaime Perczyk, trazó una dura radiografía del presente educativo que atraviesa la Argentina después de lo que dejó la pandemia y la falta de enseñanza presencial. Durante una exposición que brindó en la Feria del Libro en el marco del auditorio Ticmas dejó una frase que aún resuena e invita a la reflexión colectiva: “hay chicos de tercer grado que no aprendieron a leer ni escribir”.

“Las pruebas APRENDER, las pruebas PISA van a mostrar lo que pasó en la pandemia. Y lo que pasó en la pandemia es que perdimos, que aprendimos menos, que enseñamos menos. Eso es lo que van a mostrar, y tenemos la obligación de recuperarlo”, comenzó desarrollando su respuesta Perczyk ante la consulta del presentador Patricio Zunini.

Fue en ese contexto que el rector en uso de licencia de la Universidad Nacional de Hurlingham (UNAHUR) reveló: “Yo recorro las escuelas y hay chicos de tercer grado que no aprendieron a leer ni escribir, que no tuvieron eso que en la educación llamamos alfabetización inicial; que es el primer proceso en algunos chicos de la sala de 3, otros en la casa, y otros en la sala de 4, y llega hasta tercer grado de la primaria”.

“Hay chicos de tercer grado que no saben leer y escribir, y esa es una deuda que tenemos que reparar. La tarea de reparar: que todos los chicos aprendan a leer y escribir. Eso que se daba en la escuela, en sala de 4, sala de 5, hoy no pasó. Si no hacemos que pase, no va a pasar. Aprender a leer y escribir no es una cuestión natural; es una cuestión que tenemos que hacer. Me preocupan, me ocupan. Muchísimo”, enfatizó el ministro.

Pese a lo crudo del diagnóstico, para Perczyk hay un elemento positivo, y es que podrá ayudar a valorar aún más colectivamente una institución como la escuela. “Si las pruebas PISA o las APRENDER nos dieran mejor, yo vendría el año próximo y vos me dirías ‘para qué está la escuela, si aprendieron más sin ir’. Yo estoy convencido de que el lugar donde aprenden los chicos es la escuela. Las pruebas tienen que dar peor y demostrar que perdimos algo”.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram