Monday 6 de December, 2021

Protesta en la Clínica Provincial de Merlo: trabajadores denuncian que cobran sus salarios a cuentagotas

El establecimiento sanitario no canceló los sueldos de mayo. El viernes pasado les depositaron una parte del dinero adeudado, pero como adelanto del medio aguinaldo. Las autoridades no dan respuestas y la paciencia se agota.

Salarios que no alcanzan y encima pagados a cuentagotas: ecuación que agotó la paciencia de trabajadores

Trabajadores de la Clínica Provincial de Merlo están de paro en protesta por la falta del pago de sus salarios. Enfermeras, enfermeros, técnicos, radiólogos, personal administrativo hacen una plantilla de casi 400 personas que no perciben en tiempo y forma su liquidación pero que no deja de prestar ese servicio esencial ni un día, aún más en pandemia.

En conversación con Primer Plano Online, Érica, enfermera de profesión, describió que la decisión fue tomada exclusivamente por trabajadores y trabajadoras, por fuera del sindicato de sanidad, y tuvieron el acompañamiento de militantes de la Izquierda Socialista y del FIT Unidad. “Estamos haciendo un paro de la manera que podemos, porque por ley siempre tiene que haber empleados y empleadas en los sectores para brindar asistencia a pacientes”, señaló.

Es más: este mediodía, una de las responsables del establecimiento llamó a la Policía por lo molesta que resultaba la ruidosa manifestación en las puertas de la clínica. La preocupación de la plantilla laboral parte de la falta de respuestas e interlocutores a partir del director el año pasado y la asunción de sus hijos en reemplazo.

Hay otra molestia puntual. “Trabajo no falta, hay de sobra. Nunca paró la asistencia. Estamos desbordados de trabajo”, refirió Pereda. No es para menos frente a la emergencia sanitaria devenida del Covid-19. “Tuvimos muchos compañeros y compañeras contagiados pero el servicio jamás se interrumpió, ni siquiera hoy. Y ni los ingresos de la clínica mermaron”, destacó.

Érica es mamá de dos pequeños hijos en edad escolar, el más chico en jardín de infantes, e incluso tiene a cargo a su madre. Si bien vive en la casa de ella, donde edificó, “con los sueldos que cobramos apenas si nos alcanza para vivir”. “Si encima nos pagan a los premios no podemos seguir adelante”, concluyó.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram