Thursday 5 de August, 2021

Mientras Provincia propone mantener las restricciones, en Capital evalúan un cierre total por tiempo acotado

Funcionarios bonaerenses hablan de que, en este momento, "lo importante es reducir la circulación" para “reducir los contagios". En la Ciudad Autónoma aguardan la evolución de la curva en los próximos días para determinar la suspensión de clases presenciales.

La curva de contagios no baja, el sistema sanitario está al limite y las medidas de restricción seguirán en los próximos días

El Gobierno bonaerense evaluó hoy que deberán mantenerse las restricciones, cuya vigencia vence el viernes próximo, porque en los últimos días hubo un aumento de contagios de coronavirus en el interior de la provincia y todavía «es muy alta» la meseta de infectados en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

«Vamos a tener que seguir implementando medidas de cuidado; no queda otra”, expresó hoy el jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco. “Vimos que, en el total de la provincia, hubo un aumento pequeño respecto a la semana anterior», declaró Bianco, quien, sin embargo, destacó la efectividad de las medidas restrictivas que rigen hasta este viernes porque -juzgó- impidieron “aumento exponencial” en la cantidad de contagios de coronavirus.

Según un informe interno del gobierno bonaerense, mientras en la provincia de Buenos Aires subió 3,5% respecto de la anterior (de 8.905 a 9.221), en los 40 distritos del AMBA cayó 2,7%, mientras que en el interior subió 27,4% lo que “nos tiene muy preocupados», admitió Bianco, sobre todo por la ocupación de camas, que alcanza al 72 por ciento de la capacidad.

En la misma sintonía se pronunció el viceministro de Salud, Nicolas Kreplak, quien planteó que las medidas que se tomaron “fueron eficaces para cortar el ascenso muy potente que se veía cuando empezó la segunda ola». El funcionario insistió en que «lo importante es reducir la circulación» porque «mientras más se reduzca la circulación, más se van a reducir los contagios».

En tanto, hace instantes trascendió, a través del diario Clarín, que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires empezó a evaluar un cierre fuerte y total de actividades, como una medida de shock para tratar de parar el aumento de casos de coronavirus. La principal novedad es que esta vez incluiría la suspensión de clases presenciales. «No lo descartamos», aseguraron fuentes del Gobierno porteño consultadas por ese matutino.

Para tomar esa decisión esperarán la evolución de los casos de los próximos tres días, antes de que finalice el DNU presidencial que estableció restricciones hasta el 21 de mayo. «Si hace falta cerrar todo porque la situación sanitaria es grave, también cerraremos las escuelas. Pero iremos viendo estos días si tomamos esa decisión. Porque en el caso de la educación probablemente sea nuestra última medida», explicaron en el entorno del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta.

«Si lo hacemos le pondremos un inicio y un fin», dicen en la Ciudad y buscan desmarcarse de la gestión Nacional y Provincial que en su momento anunciaron un cierre de las escuelas por 15 días pero que ya lleva más de un mes.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram