Saturday 25 de September, 2021

Ramos Mejía: motochorros le robaron el auto a comerciante mientras esperaba a su hermano

Guillermo fue la víctima y contó a Primer Plano Online la violenta secuencia que atravesó. Fue abordado por dos delincuentes que lo apuntaron con un arma y pese a ello intentó escapar, pero no tuvo chance. Llevaba entre sus pertenencias el dinero para pagar el cumpleaños de su hija.

El momento en que el acompañante de la moto mete su brazo por la ventanilla del lado derecho del auto con el arma para asaltar al comerciante

“Pasé a buscar a mi hermano para ir a trabajar. Él vive sobre la calle Argentina, entre Triunvirato y Granaderos, frené como todos los días y saqué el celular para avisarle que estaba en la puerta. Tenía los vidrios a media altura, como los uso siempre, y cuando quise reaccionar ya tenía a la moto pegada al auto”.

Guillermo es un comerciante de Ramos Mejía que ayer fue protagonista -involuntario, por cierto- de un violento robo. Ocurrió poco antes de las 15 y todo quedó registrado por cámaras de seguridad. El video, en poco tiempo, se viralizó.

En conversación con Primer Plano Online, el muchacho contó lo sucedido. Es que ni bien estacionó en el mencionado lugar, el sujeto que viajaba atrás en la moto metió su brazo prácticamente completo por la ventanilla del acompañante de su coche y lo apuntó. “Quedate quieto o te disparo”, lo amenazó. Guillermo atinó a mover el rodado para escapar, pero al darse cuenta que tenía una camioneta casi pegada abortó el intento. “Iba a ser en vano”, se sinceró.

Cuando realizó esa maniobra, el malviviente le gritó que se quedara donde estaba y no se mueva. Su cómplice, el conductor de la moto, bajó de ese rodado, pasó del lado del volante del auto y le quitó a Guillermo el morral, donde llevaba su documentación personal, las llaves de su casa y dinero, algo así como 30 mil pesos, destinados a pagar lo que faltaba para el cumpleaños de su hija, que es el domingo que viene.

El ladrón también le tanteó los bolsillos y le sacó lo que tenía ahí. Incluso le arrancó una cadenita que tenía en el cuello y de inmediato lo obligó a bajar del coche. “Quedate mirando la tierra, no me mires y no te levantes o te cago a tiros”, fue la segunda frase intimidatoria que oyó. Lo increíble es que, en medio de la tensión, la víctima bajó del rodado, lo apagó y, como es costumbre, se quedó con la llave en la mano. “¿Vos me estás cargando? Dame la llave”, insistió el delincuente mientras lo seguía apuntando.

Uno de los ladrones se sentó al volante de su auto y el otro en la moto. Salió primero el coche y atrás, como escolta, su cómplice. Una vez alejados del lugar, el hermano de Guillermo salió a la calle y revisó las cámaras de seguridad, donde se encontró con la violenta escena.

Desde ahí el vecino se fue a la comisaría de Ramos Mejía, donde tuvo que esperar dos horas para que le tomen la denuncia. Por la noche su hermano recibió un llamado telefónico desde un anónimo de La Tablada, que le comunicó que encontró el morral con documentos a su nombre. Entre sus pertenencias había un número de celular familiar con el cual se contactaron.

“Si hubiese tenido el camino un poco más libre hubiera intentado escapar. Sé que no es lo que hay que hacer, pero te da tanta impotencia… Vi que arma tenía sólo el que viajaba atrás en la moto, pero bueno, ya pasó. Ahora a arrancar de nuevo”, concluyó.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram