Saturday 15 de May, 2021

Ratificaron la condena a once años de prisión para el ‘Boli’ Benegas, secuestrador de un matrimonio cuya mujer estaba embarazada

El secuestro ocurrió el 25 de mayo de 2017 en la calle Paysandú, entre Oribe y Lavalleja, de Ituzaingó, y la pareja fue liberada en Castelar. La familia de las víctimas debió pagar 150 mil pesos de rescate. El malviviente también está involucrado en otro hecho similar.

Roberto 'Boli' Benegas fue condenado a once años de prisión, pero todavía tiene cuentas con la justicia

La Sala Tercera de la Cámara Federal de Casación Penal, presidida por la jueza Liliana Catucci y completada por Juan Carlos Gemignani y Eduardo Riggi como vocales, ratificó la condena a once años de prisión para Roberto Oscar Banegas, conocido popularmente como ‘Boli’, un peligroso delincuente de múltiples andanzas en zona oeste del conurbano bonaerense.

Junto a él también fue sentenciado César Luis Sosa, ambos condenados como coautores penalmente responsables del delito de secuestro extorsivo agravado por haberse logrado el cobro del pago del rescate, por tratarse una de las víctimas de una mujer embarazada y por haberse cometido con la participación de tres o más personas, en concurso ideal, con el delito de robo agravado por haberse cometido con arma de fuego cuya aptitud para el disparo no ha podido acreditarse, y por haberse realizado en lugar poblado y en banda.

El hecho juzgado y que se dirimió en los tribunales de San Martín es que sufrió el matrimonio de C.K. y Y.S.M, quien estaba embarazada. Ocurrió el 25 de mayo de 2017 cerca de las 18.30 sobre la calle Paysandú, entre Oribe y Lavalleja, de Ituzaingó, mientras la pareja circulaba en su auto marca Audi, modelo A5 y fue interceptada por un Chevrolet, modelo Agile, del que descendieron dos personas que portaban armas de fuego. Una de ellas fue Sosa, quien primeramente obligó a la mujer a bajar de su automóvil particular y la subió a bordo del vehículo en el cual se desplazaban los captores.

LA PARTE RESOLUTIVA DEL FALLO EN EL CUAL CASACIÓN RECHAZÓ LA APELACIÓN DE BENEGAS: 

Seguidamente, y después de transitar unos quinientos metros, ese mismo secuestrador descendió del Agile y, apuntando con un arma de fuego, obligó al marido de la embarazada a descender del Audi para subir al otro auto. Una vez dentro del Chevrolet, las víctimas advirtieron que eran tres los captores, dos ubicados en los asientos delanteros, conductor y acompañante (este último portaba un arma tipo ametralladora), y uno en el asiento trasero junto a ellos.

Los secuestradores comenzaron un recorrido por diversos lugares aledaños y después de sustraerle el teléfono celular a C.K. realizaron varias llamadas extorsivas exigiendo la entrega de ciento cincuenta mil pesos ($ 150.000), como rescate para la liberación de las dos víctimas.

Después de las tratativas y de padecer exigencias y amenazas de muerte en perjuicio de las víctimas activas, el familiar acordó pagar la suma requerida, la que debía efectuar en persona en la entrada principal del Plaza Oeste Shopping, más cercana a la colectora del Acceso Oeste. El hombre fue hasta el lugar con la suma requerida aunque, por el nerviosismo que presentaba, se confundió el lugar que se había acordado para el pago y se colocó –por error- en la entrada del supermercado “Carrefour”, ubicado en la Avenida Vergara y la intersección con la Ruta 4.

Una vez superado dicho inconveniente retomó su camino, y al llegar al lugar pactado, los acusados le exigieron que sin cortar la comunicación telefónica se dirigiera por la Avenida Vergara hasta la entrada del centro comercial referido. Allí le requirieron que circule unos ciento cincuenta metros sobre la Avenida Juan Manuel de Rosas, en dirección al centro de la localidad de Morón, hasta llegar específicamente a la altura de la calle Ventura Bustos.

Cayó en San Bernardo el presunto autor del secuestro de Gonzalo Gamarra en Castelar: estaba de vacaciones

En dicha intersección detuvo la marcha de su automóvil particular, y avanzó por orden de los secuestradores unos metros más hasta ubicarse en la vereda de una fábrica de galletas emplazada sobre dicha avenida -entre las calles Ventura Bustos y Farías Alem-. Después, se acercó hacia su posición el Chevrolet Agile, con los imputados y las víctimas en su interior, y le hizo entrega a Roberto Oscar Banegas, quien se encontraba ubicado en el asiento delantero del lado del acompañante (por la ventanilla y sin descender), de la totalidad del dinero del rescate.

Tras ello, los imputados huyeron del lugar y liberaron a las víctimas activas sobre la calle España, entre Arredondo y Montes de Oca de la localidad de Castelar a escasos minutos, aproximadamente a las 20.15 horas de aquel domingo. Benegas también estuvo involucrado en el secuestro que sufrió el abogado Gonzalo Gamarra en Castelar, y tenía también otras causas pendientes con la justicia. 

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram