Saturday 28 de November, 2020

Rechazaron el arresto domiciliario del empresario de Castelar sur preso por abusar de sus hijas

“El derecho a la salud se encuentra plenamente resguardado al ser atendido por los galenos (médicos) del Servicio Penitenciario Provincial”, consideró el juez Claudio Chaminade, del Tribunal Oral Criminal Nº 1, a cargo de evaluar el planteo. El magistrado puso en la balanza, además, que el acusado haya estado prófugo durante gran parte del proceso en su contra.

Leguizamón pidió el arresto domiciliario por patologías de salud que, para la justicia, están siendo atendidas por los médicos del penal en el que está alojado

Los integrantes del Tribunal Oral Criminal Nº 1 de Morón rechazaron hoy el pedido de arresto domiciliario realizado por el empresario de Castelar sur Alejandro Rosario Manuel Leguizamón, quien solicitó la morigeración de la prisión preventiva a la que está sometido desde que fue arrestado, en enero de 2019.

Fue el juez Claudio Chaminade, miembro del tribunal, desestimó hoy el beneficio por dos motivos centrales. Por un lado, pese a las patologías presentadas por la defensa del imputado para pedir el beneficio, la justicia consideró que “el derecho a la salud se encuentra plenamente resguardado al ser atendido por los galenos (médicos) del Servicio Penitenciario Provincial”, donde se encuentra alojado.

Por el otro, el antecedente de haber permanecido 28 meses prófugo y evadiendo la acción de la justicia. “No se puede dejar de lado el estado de rebeldía en que estuvo inmerso el causante (Leguizamón), que generó una situación de peligro aún mayor en las víctimas dado que se desconocía su paradero y acciones futuras respecto de ellas”, indica el fallo.

En su decisión, el juez aclaró que, si bien el estado de inocencia del imputado no se modifica hasta que haya condena firme en un juicio, la prisión preventiva está justificada en el riesgo de que vuelva a profugarse. Tanto el abogado defensor de las víctimas como la Fiscalía interviniente acordaron con la resolución, mientras que la defensa de Leguizamón anunció que recurrirá a una instancia de apelación.

Como viene informando en exclusiva Primer Plano Online, las aberraciones cometidas por el empresario fueron denunciadas por sus propias hijas en 2016, y desde entonces, luego de las pericias de rigor, el hombre evadió la acción de la justicia hasta que fue detenido en enero de 2019 en una vivienda de Rafael Castillo, donde se escondía.

La causa, cuyo juicio estaba previsto para junio pero se postergó por la pandemia, está caratulada como abuso sexual gravemente ultrajante para la víctima reiterados -tres hechos-, y abuso sexual con acceso carnal reiterados -en nueve oportunidades-, todos ellos agravado por haber sido cometido por ascendiente y por la situación de convivencia preexistente. La pena supera ampliamente los 20 años de cárcel en caso de ser hallado culpable.

Es más: la corrupción de menores también es un elemento a considerar, dado que los hechos denunciados remiten a la etapa en que las dos denunciantes mayores comenzaron a ser abusadas cuando iban al jardín de infantes.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram