Thursday 28 de January, 2021

Repudio desde la Universidad Nacional de La Matanza a Fernando Espinoza por el uso político de esa entidad

El legislador y ex intendente de ese distrito reclamó fondos para la apertura de un anexo de la UNLaM en González Catán que las autoridades de la institución académica aseguran “nada tiene que ver con la administración de esta casa".

UNLaM
Las autoridades de la Universidad de La Matanza rechazaron el uso político proselitista de la entidad

El reclamo de fondos para la apertura de un anexo de la Universidad Nacional de La Matanza en González Catán, expresado por el diputado y ex intendente de ese distrito, Fernando Espinoza, en el marco del debate en la Comisión de Presupuesto y Hacienda para tratar la Ley de Presupuesto 2018, motivó una dura respuesta por parte de la casa de altos estudios.

La UNLaM expresó su repudio a lo que consideró una «utilización proselitista de esta casa en pos de la reafirmación de la autonomía universitaria, para obtener rédito político», por parte del ex titular del PJ bonaerense, explicando que «el pretendido anexo de la UNLaM en González Catán que nada tiene que ver con la administración de esta Casa de Altos Estudios».

«El edificio de González Catán, que fue construido por el Municipio y ni siquiera cuenta con cloacas, constituye un intento del oficialismo municipal por utilizar un organismo nacional, autónomo y autárquico como la UNLaM», aseguraron, añadiendo que esta institución es un organismo nacional que depende del Congreso en lo que a su presupuesto respecta. Por lo tanto, es totalmente independiente del Gobierno municipal y de cualquier otro funcionario local, provincial o nacional y tampoco existe ninguna subordinación jurídica ni de ninguna naturaleza porque, como toda Universidad Nacional, es una institución autónoma y autárquica», explicaron.

UNLaM
Fernando Espinoza, ex intendente de La Matanza y actual diputado nacional de Unidad Ciudadana

La comunidad universitaria añadió que «la Universidad fue creada por una ley del Congreso de 1989, cuenta con un presupuesto nacional y la toma de decisiones son propias e independientes de cualquier poder político de turno. A esas decisiones obedecen, también, el crecimiento sostenido e ininterrumpido con el que se logró una matrícula que, hoy, supera los 55 mil alumnos y la incorporación de nuevas carreras de grado y posgrado».

Para la UNLaM, «en más de una oportunidad, Espinoza buscó capitalizar la gestión de la Universidad a su favor, por ejemplo, instalando carteles a lo largo y a lo ancho del Distrito como si el auspicioso presente de la UNLaM y su alto nivel de retención e inclusión educativa dependieran de su rol institucional».

Por su parte, fuentes de la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación de la Nación comentaron que dicha Secretaría «no tiene el proyecto presentado por lo tanto su evaluación no es posible ya que se desconoce la oferta académica demandada, no hay ningún tipo de análisis de factibilidad realizado que permita abordar siquiera la conversación con la Universidad. Las ofertas académicas de sedes y subsedes las deciden las universidades en el marco de sus autonomías, sus posibilidades académicas y presupuestarias y su plan de desarrollo institucional en el marco de sus políticas de expansión. En definitiva no es algo que solo se pueda resolver con la construcción de un edificio y el interés de las autoridades municipales. Requiere de un análisis serio en el marco de lo anteriormente planteado».

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram