Sunday 28 de November, 2021

Le robaron la camioneta en la puerta de su casa de Ramos Mejía y hasta le gatillaron, pero la bala no salió

La víctima, un electricista, estaba bajando las herramientas de su trabajo cuando fue sorprendido por dos sujetos pasaron caminando, lo apuntaron y le llevaron el rodado y demás pertenencias. Uno de ellos actuó a cara descubierta, con lo cual es fácilmente identificable.

Los delincuentes que actuaron uno estaba con la cara descubierta: el otro, con barbijo, es quien le apuntó a la víctima

Un vecino de Ramos Mejía fue víctima del robo de la camioneta en la puerta de su casa de la calle Emilio Mitre, entre Charcas y Paso de la mencionada localidad de La Matanza. Ocurrió ayer miércoles a las 14.50, mientras bajaba las herramientas para ingresar a la finca luego de la jornada laboral.

En conversación con Primer Plano Online, Sergio contó cómo fue la violenta secuencia que le tocó vivir. “Dos pibes, a los que veo tarde, cuando me di cuenta dije ‘ya estoy’. Me di vuelta para agarrar unas cosas de la camioneta y me apuntaron con el arma. La miro el arma, era real, gatilló, hizo click y me quedé frío”, narró.

La bala no salió, pero eso no evitó que se ponga pálido de sólo imaginarlo. De inmediato los sujetos le pidieron el celular, sus pertenencias y le metieron las manos en los bolsillos para quitarle lo que tenían. Se subió uno al rodado, el otro lo acompañó hasta la puerta de la casa y lo tranquilizó, increíblemente. “A tu casa no vamos a entrar, quédate tranquilo”, le indicó el delincuente sin barbijo.

Justo en ese momento el hijo de Sergio abrió la puerta para ayudarlo a bajar las herramientas, con lo que el electricista lo empujó para evitarlo. El chico nada sabía de lo que pasaba ahí afuera. Poco después se contactaron con la comisaría 9ª de La Matanza, y dos patrulleros llegaron rápidamente al lugar. Lo subieron a uno de los móviles y fueron tras el rastro del celular del hombre, que seguía marcando la señal un rato después del hecho.

“Pero se detuvo en un lugar y no lo encontramos. De la camioneta no tenemos ni novedades. Más allá del robo, lo más impresionante es el hecho de que me hayan gatillado. Sentís que te van a matar, es realmente impactante”, reflexionó. Un día después todavía no tiene noticias de su rodado ni de las cosas que le llevaron.

Y finaliza con un reconocimiento a la Policía, por la contención que le brindaron, aunque lamenta que “en Ramos Mejía se está viviendo así últimamente, es una pena”.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram