Sunday 28 de November, 2021

Roberto Sciolini, una leyenda que trabaja hace más de 60 años en el Club Atlético Ituzaingó por amor a la camiseta

A lo largo del tiempo ayudó a construir muchos de los espacios del estadio que disfrutan los hinchas del Verde. Hoy, a sus 75 años, se siente más comprometido que nunca poniendo el hombro de manera incondicional por su adorado CAI.

“Si te preguntan por Ituzaingó, está en mi pecho, a la izquierda”: la frase que creó Tito Sciolini y ya es patrimonio de todos los hinchas del CAI

Roberto “Tito” Sciolini nació y creció en el distrito de Ituzaingó y es sin dudas la definición más genuina del hincha argentino. De la mano de su padre, quien le transmitió la pasión por el CAI, comenzó a ir a la cancha cuando el fútbol aún era amateur y a partir de allí nació su primer gran amor que perdura hasta el día de hoy.

A los 28 años, cuando aún trabajaba de jefe en el sector de impresión de huecograbado de la Editorial Abril, un día observó que las instalaciones del club estaban en muy mal estado y esa circunstancia lo puso realmente mal. Fue así que decidió agarrar una pala y comenzó a limpiar las tribunas. Desde entonces, nunca más dejó de ejercer su abnegada labor para mantener el estadio.

Tito fue parte de todas las obras y avances de infraestructura que tuvo el club. Ayudó a levantar el paredón que rodea el perímetro de la cancha, soldó rejas, pintó tribunas y puertas, hizo contrapisos, baños e infinidades de tareas más, siempre ad honorem y por amor al León.

Los hinchas lo conocen también como el “Loco de la Bicicleta”. Este apodo nació hace unos 23 años cuando Tito se mudó al Municipio de Morón y comenzó a trasladarse todos los días a la cancha en su nuevo medio de locomoción.

Tal es así, que en diálogo con Primer Plano Online, Sciolini nos contó una de esas travesías en bicicleta que realizó por amor al Verde: “El club tenía que elevar las paredes perimetrales de la cancha unos 50 centímetros y necesitábamos ladrillos. Entonces yo venía de Morón en bici levantando ladrillos de la calle y la pudimos hacer”.

En la tribuna, en el vestuario o haciendo kilómetros en bicicleta por su club, Tito es marca registrada del Verde de Ituzaingó

Pero eso no fue lo único que hizo: en los años ‘90 Tito vivió un tiempo en el barrio de La Boca justo cuando el club xeneize estaba construyendo los palcos actuales. Fue entonces cuando se acercó a la cancha y preguntó qué iban a hacer con los recortes de los fierros que sobraron de la obra, a lo que le contestaron que si quería se los podía llevar. Decidido y sin pensarlo, cargó decenas de fierros en sus hombros durante algunos fines de semana, para llevarlos hasta el Club Atlético Ituzaingó a bordo del transporte público. Ese material sirvió para hacer rejas y portones que hasta el día de hoy siguen en pie.

A la hora de elegir el acontecimiento más trascendente que le tocó vivir en el club nos contó que “tengo varios, pero cuando ascendimos al Nacional B en el año ‘92 fue una alegría increíble. Éramos los chicos contra los poderosos, los pobres contra los ricos y salimos ganando nosotros. Fue una alegría tremenda”.

Roberto, también es el creador de la icónica frase que lleva tatuada en el alma, con la cual todos los hinchas se identifican y hasta la plasmó en un banner que se encuentra colgado dentro de la cancha: “Si te preguntan por Ituzaingó, está en mi pecho, a la izquierda”.

Invitado a compartir el sentimiento que lo une al CAI y al barrio, entre lágrimas destaca: “Está en el centro de mi corazón; Ituzaingó es todo para mi. Soy un enamorado de esta ciudad, la palabra Ituzaingó para mi tiene magia y la encuentro más linda que todas. No hay hombres que sientan como siento yo, el amor a la cancha, al barrio, a la camiseta. Es distinto a todo”.

Tito pasa día y noche trabajando por el CAI. Nada lo moviliza más que eso. Su familia, sus amigos y el Verde son su pasión. Espera a que llegue el día del partido para gritar los goles de su equipo o amargarse por la derrota. Pero ni los malos resultados lo detienen: aun cuando la racha no resulte ser la mejor, al día siguiente hace borrón y cuenta nueva para seguir trabajando incondicionalmente por el club de sus amores.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram