Wednesday 7 de December, 2022

AHORA El ídolo de San Lorenzo Néstor Ortigoza fue condenado por la justicia de Morón

Recibió una pena por amenazas coactivas simples contra el exjefe de Seguridad del plantel profesional, a quien le había encomendado el pago de patentes de su vehículo. Lo que no se pudo probar en el juicio es que haya existido un arma para intimidar a la víctima.

Néstor Ortigoza, condenado por las amenazas contra el exjefe de Seguridad del plantel de San Lorenzo

AHORA: la justicia de Morón condenó al ídolo de San Lorenzo Néstor Ortigoza por haber amenazado de muerte al exjefe de Seguridad del plantel profesional del club de Boedo, que poco después del encontronazo con el futbolista fue echado de la institución.

Como informó Primer Plano Online, único medio presente en las audiencias del debate que se llevó a cabo en el Juzgado Correccional Nº 2 de los Tribunales de Morón, la víctima y denunciante en el caso fue Mauricio Argañaraz, vecino de Ituzaingó, a quien el jugador le dio dinero para el pago de patentes de su auto particular, trámite que supuestamente no fue cumplido quien luego lo demandó.

Para el fiscal del juicio, Pablo Galarza, quedó probado en el debate que en junio de 2015 Ortigoza, acompañado por al menos un sujeto que estaba armado con una pistola, se acercó a la casa de Argañaraz, lo amenazó de palabra y, según el relato de testigos, lo intimidó con la frase “este guachín te va a pegar un tiro si no aparece la plata”.

El funcionario había pedido condenar al volante del ‘Ciclón’ por el delito de amenazas coactivas agravadas por el uso de arma de fuego y le puso monto a la pena: tres años de prisión condicional con la prohibición de que el futbolista tome contacto con Argañaraz y su familia. En tanto, los abogados de la víctima, Gustavo Spicuglia y Gerardo Guillen, solicitaron una condena mayor, que en este caso la elevó a los cuatro años de prisión.

Por su parte, los defensores de Ortigoza, Carlos Scarabel y Fernando Arias Caamaño, consideraron que en el debate “no se pudo comprobar la existencia de un arma de fuego”, por lo cual el encuadre jurídico que le dieron al caso fue diferente. Y si bien reconocieron que el jugador “se pasó de la raya” con el reclamo, fue porque se sintió estafado, y se estaba juzgando un delito menor, que encima ya había prescripto, porque ocurrió en 2015.

Lo cierto es que el juez Antonio Claudio Mele decidió el monto de la pena y el encuadre jurídico del caso: dos años y dos meses de prisión de ejecución condicional y el pago de las costas procesales por ser autor del delito de amenazas coactivas. Es decir, Ortigoza no irá preso y deberá fijar residencia y someterse al cuidado del Patronato de Liberados.

“Es un fallo que esperábamos. Estamos conformes. No fue lo que pedimos, pero entendimos que el fallo tomó en consideración todo lo ventilado en el debate”, reflexionaron los abogados querellantes, Guillén y Spicuglia.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram